Durante muchos años, la discusión entre los fanáticos de Samsung y Apple ha sido muy agresiva. Samsung presentó hace unas semanas su nueva cara, su nuevo celular insignia, el Galaxy S7 y S7 Edge. Nada me pudo haber dado más gusto que ver cómo Samsung decidía aplicar una práctica que Apple tiene muy bien estudiada: no rediseñar sino pulir un gran celular hasta la perfección.

Si comparamos el celular de este año con el del año pasado, las diferencias son sutiles por fuera, pero inmensas en el interior. Ahora contamos con una batería de mayor duración, una cámara con menos megapixeles (baja de 16 a 12), pero mucha más calidad y uno de los enfoques más rápidos del mercado.

[Para más información de cámaras checa este otro artículo]

El chasis tiene la misma construcción: aluminio en el borde, y cristal por delante y por detrás. La misma hermosa pantalla, un panel 2K con la tecnología super AMOLED de Samsung, el mejor del mundo móvil. El sensor de huella y el bump de la cámara son más discretos este año, salen menos del cuerpo del celular.

Samsung decidió completar este celular con el más reciente procesador de Qualcomm, el Snapdragon 820. No hay, al día de hoy en el mercado, ni un solo procesador que se acerque al desempeño que tiene este nuevo chip. Sin dudas, lo mejor de lo mejor.

Los que podríamos llamar los dos mayores cambios son en realidad el regreso el antiguo espíritu de Samsung. La línea característica que ya tenían celulares anteriores y que se perdieron con la línea S6: resistencia IP 68 al agua hasta 1 metro de profundidad por media hora y el regreso del slot para de expansión de memoria.

Samsung decidió no redefinir el celular, aunque lo vendan así. Tomaron un celular muy completo y extremadamente bien hecho (Galaxy S6) y mejoraron los pocos errores que tenía. Actualizaron las capacidades de procesador, batería y cámara, pero no cambiaron la esencia de la línea Galaxy del año pasado.También limpiaron su sistema, algo de lo que siempre ha habido muchas quejas. El Galaxy S7 tiene todo: sensor de huella, increíble pantalla, gran batería, el mejor procesador, la mejor cámara, hermoso diseño, resistencia al agua, expansión de memoria y la versión más reciente de Android.

Cada vez refinan más y más, acercándose a la simplicidad de Apple, pero sin dejar de darle a sus usuarios absoluta libertad en el sistema. Samsung ha aprendido a pulir y perfeccionar sus diseños y hoy cuentan con un celular que es, en mi opinión, el más hermoso y potente celular que ha existido.