6 cosas en las que debes fijarte al elegir tu primera tarjeta de crédito

Una parte esencial de ser joven y estar en la Universidad es aprender a manejar el dinero, aunque muchos fallan en esto. La dificultad de balancear lo que ganas en el trabajo o te dan tus papás y lo que gastas en comida o diversión puede llegar a ser difícil.

Nadie sabe esto mejor que los bancos, que en muchas ocasiones llegan a las Universidades a ofrecer tarjetas de crédito a los jóvenes, lo cual puede ser atractivo. Pero es un arma de dos filos.

Si vas a empezar a usar tarjetas de crédito, hay varias cosas que debes saber:

1. No es dinero extra

Hace unos días platicaba con una amiga que cuando estaba en la Universidad y se negaba a salir porque no tenía dinero, sus amigas le decían que hiciera lo mismo que ellas y usara su tarjeta de crédito.

Pero lo que tienes disponible para gastar no es dinero extra, es dinero que no tienes en ese momento pero que alguien, ya seas tú o tus papás, deberán pagar después.

Esto es clave y es el error más común entre los mexicanos. Una vez que entiendas esto podrás disfrutar de manera responsable el crédito.

2. Endeudarse no es malo

Muchos tienen miedo a usar una tarjeta de crédito porque creen que endeudarse es malo o que no podrán controlar sus gastos, pero como todo en la vida es cuestión de aprender a usarlo.

Endeudarse no es malo, de hecho es la base del crecimiento de una economía, la clave está en usar el crédito en actividades productivas; para poner un negocio, por ejemplo; o para facilitar el consumo, al comprar a meses o financiar una emergencia.

3. ¿Cuál elegir?

No todas las tarjetas son iguales; se clasifican en cuatro niveles: básica, clásica, oro y platino. Y hay algunas que son mejores según el tipo de gasto que harás, si es para compras en tiendas departamentales o para viajar; y cómo pagarás, si serás “totalero” o no.

Según la Condusef, la institución del gobierno encargada de defender a los usuarios ante instituciones financieras, los puntos en los que te debes enfocar al decidir qué tarjeta contratar son:

  • El interés que te cobrarán si no pagas la deuda al 100%.
  • La comisión por pagar después de la fecha.
  • Si la tasa de interés es baja los primeros meses y después sube.
  • El Costo Anual Total (CAT), un número que sirve para comparar entre tarjetas (prometo escribir algo para entender este número después).
  • El costo de la anualidad.
  • El periodo de gracia de tu deuda.
  • Comisiones por servicios extra como consulta de saldos y retiro en cajeros.
  • Las estadísticas de quejas de usuarios.

La Condusef cuenta con un micrositio donde podrás encontrar mucha de esta información y comparar entre las diferentes tarjetas que existen.

Muchas veces se recomienda que la primera tarjeta sea una departamental, que son más fáciles de obtener, para formar historial crediticio y que después sea más sencillo obtener una tarjeta bancaria.

4. ¿Cómo usarla?

Debes tomar en cuenta dos cosas: tus ingresos y tus gastos. Lo mejor es reflejarlo en un presupuesto.

Identifica cuánto se va en cosas fijas como teléfono, rentas o comida, y cuánto en cosas variables como cine, salidas, etc. Esto con el fin de saber con cuánto dinero dispones para ahorrar y pagar deudas, y en cuáles gastos podrías recortar en caso de que no te alcance para pagar tus deudas.

Con base en esto y en las condiciones del contrato de tu tarjeta, sabrás cuánto puedes gastar al mes en su uso sin que presione demasiado tus finanzas.

También toma en cuenta si al pagar la tarjeta serás de los que paga el total de la deuda, que es lo mejor para no generar intereses, o si pagarás sólo lo mínimo, lo que podría convertirse en un problema después. También considera si puedes hacer compras a meses sin intereses.

5. También hay beneficios

Muchas tarjetas ofrecen beneficios como promociones exclusivas en ciertos establecimientos y seguros como por fallecimiento, contra fraude, por robo y asistencia en viajes.

Estos puntos también debes tomarlos en cuenta al contratar una tarjeta.

6. Lo que viene después

Ya que tienes una tarjeta, bienvenido, estarás vigilado por siempre por el Buró de Crédito. Dependiendo de cómo te comportes con los bancos con los que tengas deudas por tarjeta de crédito, préstamos bancarios, educativos o hipotecas, se te asignará una calificación.

Esta calificación es muy importante, pues facilitará o dificultará tu acceso a créditos futuros. Así que elige bien tu primera tarjeta y los créditos siguientes, y pórtate bien en los pagos para que conforme crezcas no sufras.