Estimado Mancera (así, al tú por tú):

A algunas chilangas no nos gusta la forma en que se maneja la falta de respeto hacia las mujeres en el transporte público de la ciudad. Suenan y parecen buenas tus intenciones al decidir fomentar el uso de vagones exclusivos para mujeres así como taxis y camiones destinados únicamente para el uso femenino. Está muy cute que incluso se hayan pintado de rosita y hasta les hayan puesto figuras, imágenes y citas de personajes femeninos que han sido famosos y poderosos en la historia de nuestro país.

Nos queda bastante claro que tú no has sido ni el primero ni el único en implementar e impulsar este tipo de acciones pero… por favor, ya basta.

La discriminación ni aunque sea de la llamada “positiva” está bien. Me parece que sería mejor atacar el problema de raíz: dejar de solapar el machismo de nuestra sociedad. Las mujeres no queremos que se nos dé un trato especial al poner un área delimitada sólo para nuestro uso. Preferimos y queremos que se enseñe a los hombres a respetar a la mujer en todos los espacios, tanto públicos (tu jurisdicción) como privados.

Y, además, no queremos que nos “protejas” al evitar mezclarnos con hombres, lo que en realidad queremos es que no haya nada de lo que debamos protegernos en nuestra propia ciudad. Es demasiado tener que andar con precaución y cautela todos los días cuando en realidad lo que debe existir es el respeto hacia las mujeres por parte de todos los hombres, y más por ser desconocidos. Son miles de ellos con los que nos topamos a diario en los diferentes sistemas de transporte público como para tener que “combatirlos” 24/7.

La verdad es que sería ideal que más que fomentar la condena social o moral cuando un hombre se le acerque demasiado a una mujer o la vea con una mirada lasciva, se comenzara a promover el respeto entre hombres y mujeres de manera que no fuera necesario hacer una ridícula división de espacios públicos. Que además, al hacer esta división, no falta el “listo” que “piensa” que al haber vagones exclusivos para las mujeres, los demás pasan a ser exclusivos para hombres (Para muestra, nada más pasen a ver los comentarios de este post).

Mancera, sé realista. No podemos dividir toda la ciudad y todos los servicios con espacios exclusivos para mujeres esperando así que los hombres aprendan a respetarnos. Tan sólo el pensar en hacer esto significa un gran retroceso para los chilangos como sociedad. Y ¿qué clase de “papá” prohíbe en lugar de enseñar a hacer las cosas de manera correcta? Pues en este caso, Papá Gobierno, el Papá Gobierno que diriges tú, Mancera, ¿apoco así educas a tus hijos?

Foto: Flickr de aticolunatico [CC BY-NC-SA 2.0]