Existen dos tipos de personas que habitan el Distrito Federal: los que han sido, y los que van a ser asaltados. Desgraciadamente, es una realidad que de manera casi natural ya hemos asimilado a tal punto de tener frases como: “corre como ratero” y sabemos (o deberíamos de saber) que hay zonas de la ciudad a las que no se entra después de ciertas horas.

En mi personal andar por el Distrito Federal, me han asaltado cuatro veces, todas en distintas locaciones de la ciudad y todas fueron de maneras completamente diferentes, desde el clásico “Cámara, ya valió…, dame lo que traes”, hasta el ser amagado con un cincel. Siento que de alguna manera, pudieron ser prevenidas, así que te dejo estas consideraciones, que nunca están de más en una ciudad como la nuestra:

  1. Primero que nada: Recuerda que nada de lo que tengas, se compara con la vida, con el poder llegar a casa, abrazar a tus seres queridos y vivir para contarla. Así que si algún día te ves en ésa situación, por nada del mundo te hagas el/la valiente, intenta estar calmado y da aquello que te pidan. Ni el coraje ni la impotencia podrán cambiar la situación y mucho menos si están armados.
  2. Evita caminar con el celular fuera por dos razones:  además de que te distrae y cada vez hay más accidentes por ir mensajeando y no poner atención al camino, el circular con el celular en la mano, confirma que, en efecto, tienes un celular, y lo traes a la mano.
  3. Si sales de la escuela por las noches y usas transporte público, evita irte sólo, debe haber algún compañero con el que puedas compartir el camino, y así, viajar más seguros.
  4. Si vas a lugares que no conoces, evita manifestar que además de que no eres de la zona, no tienes ni idea como llegaste y como vas a regresarte. Ahora es cada vez más fácil estar orientado, antes de salir de casa ubica puntos de referencia como estaciones de metro/metrobús o avenidas grandes, y elabora un plan.
  5. Si de noche te toca ir por los víveres para la fiesta, evita ir sólo, y por más emocionado que estés evita ir llamando la atención.
  6. Siempre ten en mente algún número telefónico, para que  en caso de que roben tu celular, puedas avisar en casa que estás bien y pedir ayuda en caso que necesites algo.
  7. No traigas todo el dinero en la cartera aparta por lo menos 20 pesos para que en caso de que pierdas tu cartera, puedas llamar de un teléfono público o utilizar transporte  y acercarte o llegar a casa.

Como conclusión, no es tener miedo, es simplemente prever para evitar una tragedia.

Imagen: gfairchild [CC BY 2.0] vía Flickr