El año estuvo marcado de sucesos de muy diversa índole y ciertas personas fueron clave en muchos de ellos. Ya sea por dar pasos en la dirección correcta o generar un debate significativo en torno a un tema, estas son, a mi consideración, las personas más importantes del año:

Francisco

752px-Papa_Francisco_na_JMJ_-_24072013

Tomaz Silva/ABr (Agência Brasil) [CC-BY-3.0-br], via Wikimedia Commons

El nuevo Pontífice de la Iglesia Católica estará en todas las listas y no es para menos. Tras la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI fue elegido un jerarca con una personalidad completamente diferente y una manera de dar su mensaje que recuerda mucho a Juan Pablo II y que, quizá, logra superarlo.

Sin embargo, creo que en la mayoría de los conteos se le atribuyen al Papa características que están lejos de ser verdad; específicamente el ser progresista.

Francisco no ha llegado con un nuevo mensaje de la Iglesia. Que está haciendo cosas que pueden parecer revolucionarias, es cierto, pero la realidad es que sólo está cambiando la manera en que da el mensaje y buscando nuevas formas acercar a las personas a la Iglesia.

El papa Francisco no está a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, ni del divorcio, ni del aborto o los ateos, pero entiende que el debate, la contra y el odio se ha centrado sobre las personas, quienes no deben sufrir discriminación. Francisco ha dicho que en estos casos se debe amar al prójimo, independientemente de sus actos.

Por haber cambiado el tono del mensaje y enfrentar uno de las grandes deficiencias de la Iglesia es que merece ser reconocido.

Edward Snowden

Laura Poitras / Praxis Films [CC-BY-3.0], via Wikimedia Commons

Laura Poitras / Praxis Films [CC-BY-3.0], via Wikimedia Commons

Para muchos es el verdadero personaje del año y, siendo sinceros y dejando de lado si lo que hizo o no es correcto, sus acciones dominaron buena parte del 2013. Somos espiados.

Pero eso era de esperarse, la novedad es que somos espiados a través de una de las herramientas que se supone da más libertades. Y lo peor es que es un espionaje descarado, con el robo de datos a empresas a quienes les confiamos nuestros datos personales.

Ciudadanos y líderes del mundo por igual fuimos potencialmente espiados no sólo por Estados Unidos, sino por varios países. Y esto nos lleva a preguntarnos si un gobierno tiene el derecho a inmiscuirse en la vida de las personas a cambio de la promesa de seguridad, especialmente cuando los gobiernos no tienen incentivos para cuidar a sus ciudadanos y parecen hacer todo por primero proteger intereses.

Vladimir Putin

Flickr/hynkle Creative Commons BY-NC-SA 2.0

Flickr/hynkle Creative Commons BY-NC-SA 2.0

Fue nombrado el hombre más poderoso del mundo por la revista Forbes, por el simple hecho de haber evitado una guerra entre Estados Unidos y Siria.

Pero también estuvo en el ojo del huracán por la controvertida ley antipropaganda gay hacia menores de edad, no por el hecho de haber promulgado la ley, sino por usarla de manera discrecional contra cualquier acto que manifieste a una persona a favor de las relaciones entre personas del mismo sexo.

Las ramificaciones han sido enormes, desde figuras públicas condenando abiertamente la medida, hasta (más) tensiones diplomáticas con Estados Unidos y un preocupante silencio del Comité Olímpico Internacional de frente a las Olimpiadas de Invierno en Sochi.

Malala Yousafzai

Tras haber recibido un disparo en Afganistán por pedir acceso a la educación para las mujeres del país, su historia dio la vuelta al mundo. En un intento por callarla, los talibanes se encargaron de darle más fuerza.

El 2013 fue el año en que Malala llegó de lleno a Occidente, con todo lo que ello implica; visitas con funcionarios de alto nivel de diversos países, conferencias en organizaciones internacionales… se convirtió en un producto.

Sin embargo, eso sirvió para que su mensaje llegara con más fuerza y no se dejó caer en el juego de la política. A cualquier evento al que va sigue hablando con la misma seguridad con la que siempre lo ha hecho. Quizá en algunos años puede hacer algo más que simplemente hablar y lidere de manera activa un movimiento que cambie la situación de las mujeres en el Medio Oriente.

Tom Daley

El clavadista británico dio un gran paso en un video de poco más de cinco minutos; dio una gran lección a los medios y a quienes no entienden a la comunidad LGBT.

En septiembre dio una entrevista a The Mirror; la publicación dijo que le daba risa que algunos pensaran que era gay y que simplemente desestimaba los comentarios. Daley, explica en su video, sintió que fue malinterpretado y dejó en la grabación constancia de cómo se siente.

Claramente dijo que estaba en una relación con un hombre, aunque todavía le gustan las mujeres. Pese a no haber identificado con una palabra su orientación sexual, algunos los medios la clasificaron como “homosexual” y otros como “bisexual”. Muy pocas publicaciones entendieron lo que quiso decir.

Además dijo algo muy importante: “en un mundo ideal no estaría haciendo este video porque no debería importar”.

Jennifer Lawrence

Una figura muy mediatizada, con lo que algunos consideran que se pierde un poco lo que quiere decir. Además de ser una de las actrices más talentosas del momento, es también una de las más sinceras.

Siempre que está ante una cámara se comporta… como si no supiera comportarse. Además, en un medio donde la percepción de la belleza suele ser subjetiva y raya en la promoción de figuras no saludables, ha sido una voz que ataca estas concepciones. En numerosas ocasiones ha mostrado estar en contra de la imposición de un tipo de belleza y la exaltación de una sociedad material.

Flickr/meckert75 Creative Commons NY-NC-ND 2.0

Flickr/meckert75 Creative Commons NY-NC-ND 2.0