Quizá el tema que más importancia ha tomado esta temporada en la NFL es el que refiere al nombre del equipo de Washington. El problema es que “Redskin” es un insulto racial y parece inaudito que en pleno siglo XXI, el equipo de futbol local de la capital norteamericana tenga connotaciones racistas. Tanto se ha enardecido el debate por los comentarios de Dan Snyder, el dueño del equipo, quien mencionó que NUNCA (y que podíamos ponerlo en mayúsculas) iba a cambiar el nombre, y por algunos periodistas que se rehúsan a mencionar el apodo de Washington, que el mismo Barack Obama se metió en él y rápidamente se ha convertido en uno de esos temas llamados de “estados azules vs. estados rojos”.

En medio de este debate están, por supuesto, los dueños de los equipos y el comisionado de la NFL Roger Goodell quien después de un período largo de meditación decidió atacar el tema y mostrar la postura oficial de la liga en una carta que hizo al congreso de Estados Unidos el 5 de junio. Al parecer necesitaba más tiempo para meditar su respuesta.

El problema es que, en su carta, Goodell menciona que el nombre de redskin en su origen tenía un significado positivo y no tenía las connotaciones negativas que tiene en estos días. En este sentido Goodell, y el resto de la liga más o menos están diciendo que no están ofendiendo a una raza entera de personas porque, sin importar lo que piense dicha raza, lo están haciendo en buena lid.

La respuesta de Goodell, además de tratar de justificar un insulto racial, tiene el problema que centra su argumento en un tipo de falacia de irrelevancia: la llamada “falacia genética” o “falacia de origen”.

La falacia genética (que, por cierto, es la falacia favorita de sociólogos y otros científicos sociales) se usa para sacar conclusiones basadas en el origen de algo o alguien en lugar de su significado y contexto actual. Por ejemplo, apelar a los estatutos fundacionales de algún partido para argumentar que no está corrupto (los estoy viendo a ustedes, Panistas) o, recientemente, Enrique Peña Nieto y el PRI tratando de justificar la reforma energética apelando a las intenciones de Lázaro Cárdenas (aunque éste caso es diferente porque se trata de retórica y no de dialéctica).

En el caso concreto de redskin, se ve claramente que, aunque en un pasado no fuera usado como ofensa (cosa dudosa, más bien es que las minorías no tenían el poder suficiente para quejarse), hoy en día es claramente un insulto. Por ejemplo, en su famoso discurso “I Have a Dream…”, Martin Luther King Jr. usa el término “negro” en nueve ocasiones y eso no hace que el término sea políticamente correcto hoy en día.

En fin, el nombre, más temprano que tarde, va a cambiar y, aunque la gente que está en los lados extremos del espectro no cambiarán su posición, lo único que hacen argumentos de este estilo es mover a la gente que se encuentra indecisa en el centro hacia el cambio.

10 para llevar

  1. Sam Bradford, Jay Cutler, Leon Hall, Reggie Wayne y Brian Cushing. Todos ellos tienen en común que este fin de semana se lastimaron los ligamentos de la rodilla (algunos de ellos están sin confirmar) y, muy probablemente, se perderán el resto de la campaña. Siempre es una pena ver que cosas como ésta pasen.
  2. Hablando de lesiones, los aficionados de Denver deben rezar que el golpe que le dio Robert Mathis a Peyton Manning antes del medio tiempo no sea cosa permanente pues durante toda la segunda mitad los pases de Manning se vieron sin fuerza (no me malentiendan, Manning al 70% aún es mejor que el 70% de los mariscales de campo, pero la derrota frente a Indianápolis muestra que no son tan invencibles sin Manning al 100%).
  3. El peor equipo el año pasado es el único equipo que permanece invicto. Totalmente, todo mundo vio venir eso.
  4. Creo que después de un terrible partido contra los Jets, ver a Wes Welker atrapar sendos pases en el Lucas Oil Stadium puso a llorar a Tom Brady luego de que Welker, en el mismo Lucas Oil Stadium, soltara un pase que, con casi toda la seguridad del mundo, hubiera puesto el anillo #4 en la mano de Brady.
  5. Creo que no me parece descabellado pensar que Andrew Luck ya está en el top 5 de mejores mariscales. Si damos por hecho que Brady, Brees, Manning y Rodgers están en la lista, ¿a quién ponen en quinto lugar?  Para mí está entre Russell Wilson o Andrew Luck.
  6. Con la fecha límite para hacer cambios, muchos equipos que ya no tienen posibilidades querrán deshacerse de algunos veteranos. Algunos de los nombres que han circulado son Hakeem Nicks, Kenny Britt, Tony Gonzalez y, recientemente, ha surgido el nombre de Adrian Peterson. ¿Pasará algo interesante?
  7. Greg Schiano: Tick tock goes the clock and what now shall we play.
  8. Devin Hester empató el récord de Deion Sanders de más anotaciones en regresos de patada con 19.
  9. Notre Dame derrotó a USC y los Red Sox llegaron a la serie mundial en un fin de semana que me produjo muy pocas alegrías en lo deportivo.
  10. Lunes por la noche: Minnesota 23-17 New York Giants.