Debo confesarlo: poder realizar este escrito me fue muy difícil. Traducir a palabras, algo que, en mi opinión, las trasciende, fue lo que más me tardó. Me refiero a una actividad que nos persigue desde que nos definimos como especie: el dibujo.

Todos en algún momento gozamos el placer de dibujar, pero (tristemente) la mayoría con el paso del tiempo lo cataloga como una actividad infantil o escolar. Sin duda en la escuela temprana, como el kínder, de manera inconsciente viviste el dibujo.

¿Qué es el dibujo? ¿Qué es vivirlo? Para mí: dibujar es planear, hacer, proyectar, pero por sobre todas las cosas, dibujar es una manera de ver y de pensar. Construir un vínculo entre lo físico y lo mental. Es el fenómeno de abstraer, de pasar tres dimensiones a dos, y generar la profundidad en un soporte meramente plano.

Abuelo

A través del dibujo, uno conoce y genera registro de su pensamiento, de su manera de percibir lo que le rodea, o lo que lleva dentro. El dibujo puede ser totalmente sintético, líneas que unen palabras, y así organizar de manera más compacta lo que lleva un texto. La generación de macropalabras (o conceptos) a partir de trazos, muchas veces suele ser la opción para poder memorizar las cosas de una manera más fácil. Por otra parte, el dibujo puede capturar una realidad, o partir de una, generar otra.

Así como no necesitas ser un bailarín profesional para divertirte en las bodas, no necesitas de una formación previa para poder divertirte dibujando. Todos, con un poco de práctica podemos desarrollar esta habilidad. Y para hacerlo sólo necesitas un soporte, (evita que sea mobiliario público), y arrastra tu pluma, lápiz e incluso crayola sobre él.

Mirada

Imagina que la punta de tu lápiz remarca el contorno de lo que ves. Despega el lápiz cuantas veces creas que es necesario. También puedes amarrar una hormiga con un hilo y sacarla a pasear sobre las superficies que quieras representar. Las claves para un buen dibujo son los ojos y la imaginación.

Las fronteras del dibujo son tantas como personas en la tierra: hojas de colores, tipos de papeles, y tipos de materiales pueden sacar una parte de ti que aún no conoces, inténtalo.

¿Y a ti, qué te gusta dibujar?