Hace poco estaba en mi habitual parada esperando a un amigo que me da aventón a la escuela. En mi “zona de paciencia” (así la he llamado gracias al queridísimo tráfico) soy testigo de una variedad infinita de personas, entre las que sobresalen alumnos de una escuela primaria y secundaria.

Un patrón que me ha dado gusto observar es que ningún niño (o joven adolescente) pasa solo, todos van acompañados por sus madres; inmediatamente me di cuenta de un segundo comportamiento que dejó puso en duda la importancia del primero: Los alumnos no cargan sus mochilas, las madres lo hacen.

Cuando le comenté este hecho a mi mamá, ella me comentó que lo consideraba un problema cultural ya que las madres no quieren separarse de sus hijos, pero cuando le pregunté si a ella le cargaban la mochila y me respondió con una negativa nos dimos cuenta que quizá esa no era la respuesta. Mi única conclusión fue la siguiente: Las madres buscar liberar a los hijos de una responsabilidad, alejándolos de esta virtud. Sin duda agradeceríamos mucho que alguien nos cargara la mochila, pero no podemos permitirlo porque es una responsabilidad meramente personal, que se adquiere con el hecho de ir a la escuela y esto es una obligación.

La responsabilidad es un término que, a pesar de ser palabra favorita de muchos padres de familia, profesores y políticos, ha sido llevada a un menor rango y se ha limitado a enseñar lo mínimo que debemos hacer. Existe una generación de jóvenes que está educada en que el 6 es “pasé” y el 10 no es excelencia, es “suerte”. Existe una generación en la que “me fue bien” es igual a “aprobé”. Existe una generación que hace que sus madres carguen las mochilas.

Cada vez es más difícil lograr que un niño vaya a la escuela, ahora hay que convencerlos u obligarlos para que lo hagan y esto, creo yo, está basado en la enseñanza limitada de la responsabilidad: El hijo no se da cuenta de sus obligaciones ya que el padre carga con ellas.

Tal vez no conozco una solución a este problema, pero mientras el padre asuma las responsabilidades del hijo y este no tenga libertad para siquiera hacerlas suyas, tendremos generaciones irresponsables de jóvenes, o “responsables” en forma limitada. No soy nadie para deducir o mencionar cuestiones de educación familiar, pero yo les aseguro que mientras la madre cargue la mochila, el hijo no tendrá razones para pensar en hacerlo.

  • Momo Castellanos

    ¿Y cuándo los padres cargan la mochila de sus hijas si es válido?

  • Sebastian Montes

    “Las madres buscar liberar a los hijos de una responsabilidad, alejándolos de esta virtud.”

    No siento que ése sea la razón. No es cuestión de responsabilidad, sino como ente con potestad, sobretodo si es pequeño uno procura no arriesgar la seguridad. Es decir, la mayoría de las mamás que hacen esto es porque son peatones o se trasladan en transporte público. Una ciudad que está diseñada para coches y es demasiado agresiva para este sector de la población.

    Supongo que la pregunta anterior, va a que SI TU PLANEAMIENTO FUERA CIERTO, tampoco se debería apoyar a las niñas, puesto que ahora lo que menos se necesita es la formación de mujeres con la idea de que son débiles.

    Saludos