Creo que la mayoría de los que están leyendo esto, por menos interesados que estén del futbol, sabrán lo malos resultados que nuestra Selección ha tenido. Por si aún no lo saben ahí le va el dato: De 8 partidos, sólo se ha ganado 1, empatado 5 y perdido 2, colocando a México matemáticamente fuera de la clasificación directa al mundial de Brasil 2014.

Javier "Chicharito" Hernández

Javier “Chicharito” Hernández

Hoy México se encuentra en una crisis futbolística sin precedentes, no sólo por parte de los jugadores, que son la punta del iceberg sino por los directivos encargados de mover este monstruo llamado Selección Mexicana  (que por cierto es la selección número 1 a nivel mundial en recaudar dinero de patrocinadores), quienes hace dos años nos vendieron un proyecto que tenía un futuro incierto al colocar como director técnico a José Manuel ‘Chepo’ de la Torre, esto apoyado por Justino Compeán (Director de la Femexfut), Héctor González Iñárritu (Director de Selecciones Nacionales), así como los auxiliares Eduardo de la Torre y Salvador Reyes.

La historia de terror comenzó este año cuando la Selección no dio ningún buen resultado tanto en partidos amistosos como en la espantosa actuación que se dio en la Copa Confederaciones. Y a esto hay que sumarle la creciente soberbia del “Chepo”, así como la terquedad de seguir con un mismo esquema de juego, además de la inútil insistencia de los directivos por darle continuidad al señor De la Torre.

La nula mentalidad en la cancha y un futbol mediocre  fueron los estandartes de este equipo a lo largo del año que hoy culmina con una dudosa asistencia al mundial en el 2014. Ese torneo al que desde hace 19 años no faltábamos.

Pero no todo es el mal rendimiento y poca claridad de juego por parte de los jugadores. Los malos manejos de los directivos que se enfocaron más en darle prioridad a lo comercial vendiendo millones de dólares en patrocinios, puntos de rating a las televisoras y metiéndose millones de pesos en ventas de playeras y entradas a estadio, a costa de algo que debe ser sagrado en el fútbol: LA AFICIÓN. 

La crisis apenas empieza y se viene una limpia de la Femexfut. Es obvio que la decisión llegó tarde, el descontento social está más que manifiesto por la cobardía y el interés personal de un puñado de ejecutivos que sólo jugaron con nosotros y que al final de cuentas somos los más perjudicados.

El futbol siempre ha sido para los mexicanos un escape de nuestra realidad, ese techo que nos cobija cuando nuestra existencia social esta por los suelos. Hoy ese techo está goteando y a punto de caernos encima. No queda más que esperar un buen resultado y prender muchas veladoras.

 

Fotografía: JMC