Todo va bien, disfrutas la vida universitaria y todo es risa y diversión… hasta que alcanzas ese punto en la carrera en la que necesitas empezar a hacer prácticas profesionales o en su defecto, trabajar. Todos tenemos que pasar por una u otra y la gran diferencia entre el éxito o el fracaso rotundo, puede radicar en con cuánta filosofía tomes este nuevo aspecto de tu vida.

Supongamos que tu primer trabajo, pagado o no, es algo que te gusta y que crees poder hacer por el resto de tu vida. Pues este es el momento para  demostrar qué tan bueno eres en aquello que tal vez sea lo tuyo, de asumir un compromiso profesional de verdad y de descubrir si es o no lo que quieres para tu vida profesional.

Ya sea que te llegue la oportunidad por un conocido, porque hubo reclutamiento en tu universidad o porque por fin alguien le hizo caso a una de las quinientas copias que enviaste de tu CV, recuerda: el mérito es tuyo y te toca agarrar la oportunidad con las dos manos.

Pero ¡Oh, sorpresa! resulta que tu nueva vida de Godínez no es tan divertida y hermosa como lo imaginabas.  No te preocupes, aquí tenemos algunos consejos que harán tus horas de encierro menos tormentosas.

1. Asume el compromiso como un campeón – El jefe te sale con que te quiere tempranito en la oficina, y que los días en que no te puedas presentar tienes que llenar montones de pergaminos cibernéticos de información que apenas puedes entender. No hay de otra: tienes que volverte el amo y señor de cada encargo que te sea asignado. Verás que a la larga el capitán del barco te lo premia y que tú te sentirás encantado con tu trabajo y orgulloso de tu desempeño.

work

2. No te dejes pisar –  Hasta tú lo hiciste en tus años mozos y sabes que el que tiene la guardia baja, cae primero. La mala noticia es que esta vez te toca ser el nuevo y al no conocer el ambiente, estás al descubierto. En cualquier entorno existen los fuertes y los débiles, la cuestión es no ser la presa. De no poder evitarlo, tu misión será que el resto de la manada no te perciba como el pequeño e inofensivo juguete nuevo. No se trata de competencia o rivalidad, ten en mente que ahora formas parte de un equipo y que como tal, tienes que llevar la fiesta en paz y aprender a trabajar en equipo en las grandes ligas.

3. Date tu lugar – Eres inexperto, no inútil. Si te dieron el sí en algún puesto es porque alguien vio algo en ti; por eso, lo peor que puedes hacer es asumir el papel de inexperto conforme; “aprende y vencerás”. Las oportunidades se buscan, y si lograste llegar a este punto, no lo dudes: algo estás haciendo bien.

awesome

4. Duerme mucho, come bien. Probablemente no lo sientas al principio, pero le estarás exigiendo un plus a tu cuerpo y como es su deber, este te va a pedir que recargues más energía de lo que estas acostumbrado. Si tienes la enorme desventaja de tener que transportarte lejos a tu lugar de trabajo,  no te confíes y cuida tus reservas de energía.

comida

 5. Ejercita tu “mano izquierda” – Gran parte del éxito depende de qué tan diplomático te presentes ante los otros. Tu prueba de fuego: El jefe. Esto no significa que le des besos en la mano y limpies el suelo que ha de pisar, pero sí que te manejes con cortesía, buena disposición y que dejes a un lado tu actitud de niño consentido; recuerda que tú eres el subordinado. Normalmente asociamos la palabra “Jefe” con un personaje malévolo y ruin, por lo que solemos temerles y parecer cachorritos asustados cada vez que nos va a asignar algo nuevo, pero no por eso te dejes intimidar antes de tiempo, podrías sorprenderte de la cantidad de jefes agradables que andan por ahí.

begood

6. No te frustres – Es tu primera experiencia en el campo profesional, no esperes que todo te salga perfecto a la primera. Seguramente pasarás gran parte del tiempo nervioso o preocupado por no hacer las cosas mal y es completamente comprensible; sin embargo, no dejes que el miedo a equivocarte te orille justamente a eso. Tu jefe sabe que vas empezando y lo más probable es que sea tolerante con tus fallas del inicio (Ojo, por inicio entendemos primeras semanas, no primeros tres meses). Es importante que si tienes dudas en cómo hacer tal o cual cosa las preguntes, que no te de pena aprender.

7. Espera pacientemente el viernes – No finjas necesitar explicación a este punto.

8. Súfrelo, disfrútalo y aprovéchalo. Nadie está diciendo que vaya a ser fácil, pero sí que vale la pena. Velo como una oportunidad de crecer y pulir tus habilidades de emprendedor. Conforme cambies de labores, vas a recordar los errores que habrás cometido en tu primer experiencia laboral y verás que no fue tan terrible, y que al final, te ayudarán a ser un tú mucho más preparado y capaz para enfrentar el mundo real.

godinez

Bienvenido al mundo Godínez, y que la fuerza te acompañe.

thatsall

  • Salvador Canalizo Corral

    Osea que debo ser normal…. better be awesome

  • Godinez1

    Primer imágen:
    “I have no idea what I’m Doing” XD

  • Morgan Freeman

    Eres como Velazquez en Las Meninas. Por otro lado, ¿cuándo te dignarás a publicar algo más para tus pocos, pero fieles, seguidores?