Lamentable o afortunadamente llegó el momento al que nuestra larga carrera por la escuela nos ha orillado: pedir trabajo. Pasado el estrés de enviar CVs y esperar respuesta como si de una carta de amor se tratara, viene la entrevista, con la que llega la atormentante pregunta: ¿Qué me voy a poner?

Y es que, como bien dicen, nunca tienes una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

Hay que tener en mente, al momento de elegir un outfit para una entrevista de trabajo, que lo importante no es vestirnos a la moda, sino respetar ciertos códigos de vestimenta que obedecen a la ocasión. Claro, conservando siempre el estilo propio (ese debe ser inherente a ti).

Es importante conocer el medio en el que te vas a desenvolver para decidir el grado de formalidad de lo que vas a usar.

Ciertos campos laborales como lo son el ámbito jurídico o empresarial exigen códigos de vestimenta muy formales; mientras que otros son tan relajados que puedes llegar a sentirte ridículo por tu grado de formalidad. Si aún tras haber hecho una breve investigación sobre el lugar al que estás aplicando, el perfil de sus trabajadores y sus looks diarios te sientes inseguro, siempre apuesta por la formalidad. Lo que vistes es en gran medida el cómo te percibe la gente y siempre vale más que sobre formalidad a que falte.

Mujeres

Qué sí usar:

  • Vestido: Con un largo apropiado, a la rodilla de preferencia  y sin escote.
  • Falda: Al igual que el vestido, que sea apropiadamente larga para presentarte con tu posible empleador.
  • Pantalón de vestir: Una gran alternativa si no te sientes cómoda llevando un vestido o falda.
  • Camisas: Reflejan seriedad y madurez.
  • Blusas no juveniles, sin caer en el “aseñorado”.
  • Tacones: Usa tacón de altura media, unos tacones de aguja de 15 cm se ven muy bien, pero en el antro, no en la oficina.
  • Cabello arreglado: No importa si lo quieres alaciar, recogerlo en una cola de caballo, chongo o trenza, pero el cabello desaliñado habla mal de ti.

Qué no usar:

  • Escotes: Recuerda que se trata de conseguir un empleo, no de seducir a tu empleador.
  • Faldas o vestidos cortos: No causes una impresión equivocada, si crees que tus faldas o vestidos no cumplen con la longitud apropiada, usa pantalón.
  • Flats, flip-flops, botas afelpaditas, crocs o cualquier tipo de calzado que resulte muy cómodo pero igualmente informal.
  • Prints exóticos: Los prints están muy de moda, sin embargo puede resultar muy arriesgado utilizarlos para una entrevista de trabajo.

Hombres

Qué sí usar:

  • Traje: Si sabes que en el futuro tu atuendo diario será un traje, llévalo desde un principio a tu entrevista.
  • Corbata: El uso de la corbata es a criterio de cada quien. Un look sin corbata te hará ver más fresco y relajado, y si Peña Nieto realizó más de la mitad de su campaña sin corbata, tú también puedes.
  • Camisa: Este punto es indiscutible, la camisa es un must si eres hombre.
  • Zapatos de vestir e incluso mocasines si has optado por un look más casual.
  • Blazer: Si decidiste que tu entrevista de trabajo no amerita usar traje, el blazer es siempre una buena opción.

Qué no usar:

  • Prints exóticos en la corbata: Si estás usando corbata es porque la entrevista es bastante seria, no comprometas tu formalidad con un estampado absurdo en la corbata.
  • Camisa de mirrey: Con ellas me refiero a aquellas con prints florales en los puños, cuello y botonadura. No quieres parecer el junior que salió a buscar trabajo.
  • Colores muy llamativos: Mantente sobrio en tu forma de vestir, no querrás que de entrada piensen que lo único que quieres es llamar la atención con tus colores.
  • Jeans:  Aunque duela dejarlos atrás, estás a punto de convertirte en un godinez, demuestra  que  la comodidad no está primero.

Aunque estos son solo algunos consejos, debes tener en mente que tu forma de vestir para la entrevista debe regirse por cómo es la empresa para la que estás aplicando. Así que arma tu mejor look de oficina y ¡suerte en la entrevista!