María Soto,  tiene 23 años. El 11 de julio estaba por cumplir uno de sus sueños: asistir a la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil y conocer al papa Francisco. Cuando realizó la escala en Perú se dio cuenta que había perdido su pasaporte y tuvo que regresar a la Ciudad de México. Al momento de ir a recoger su equipaje, su maleta no apareció y la reportó.  La tragedia inicio cuando en el aeropuerto del Distrito Federal le entregaron una maleta que no era suya; sin embargo, estaba documentada a su nombre. Revisando la maleta encontraron que contenía 10 kgs. de droga. Las autoridades la detuvieron, fue acusada de narcotráfico y trasladada a un penal de Nayarit.

Así fue como comenzó la campaña #LiberÁDMe creada por organizaciones católicas a nivel mundial, amigos y familiares que por medio de redes sociales como Youtube, Facebook, Twitter pidieron apoyo para que se hiciera justicia y se liberara a María.

“No permitas esta injusticia, tenemos solo dos días para comprobar su inocencia. Dale like y únete a #liberÁDMe!”.

liberadme

En pocos días, Facebook y Twitter se convirtieron en el escenario del apoyo y la solidaridad de miles de personas a nivel nacional e internacional.

Su impacto fue tal que los principales medios de comunicación locales, nacionales (y algunos internacionales) dedicaron mucho espacio a la historia .

ñiberadme redes

Una vez más queda demostrada la ineptitud de las autoridades mexicanas y el poder de las redes sociales y la acción social. Ahora Ángel de María está en libertad y, tal vez, podrá cumplir su sueño de asistir a la #JMJRio 2013.

Este caso es hoy uno de los ejemplos en que los jóvenes tenemos la capacidad de hacer grandes cosas, que la tecnología no es sólo un medio de información sino también de acción. Hay que despertar y dar a voz a lo que creemos, impulsar las causas que nos entusiasman, exigir y participar para que se cumpla la libertad, la justicia y la paz. Pero sólo nosotros somos capaces de hacer posible estas cosas.

“Todavía no tengo conciencia de la magnitud de las cosas que pase que viví, pero sirve de ejemplo para muchos jóvenes que creen que este mundo ya no tiene remedio”

 – Ángel de María