spoilers

Por si no vieron el banner indicando que habrá spoilers, se los repito: no voy a guardarme nada.

La película en general es buena, J. J. Abrams demuestra por qué es de los mejor haciendo ciencia ficción. Sin embargo, Into Darkness es una película para las masas, llena de acción y una buena historia, pero que se toma tantas licencias creativas aprovechándose del “universo alternativo” que termina por arruinar elementos de la franquicia y de la serie original que son muy queridos por los trekkies.

Como ya dije en una reseña más ligera, el Kirk de Chris Pine nos recuerda a un James Bond como el de Daniel Craig, inmaduro, sin terminar, lejos de lo que es el hombre que vimos interpretar a Shatner. Por otra parte, Spock continúa luchando por entender su parte humana, algo que Zachary Quinto hace de muy buena manera; y Benedict Cumberbatch demuestra el por qué de su éxito reciente.

Si no están familiarizados con el mundo de Star Trek previo a la película del 2009, disfrutarán mucho esta entrega. Está llena de acción, una buena historia contada con un buen ritmo, actuaciones fantásticas y un 3D bien aprovechado.

Pero, ¿qué hace a este magnífico blockbuster dejar un sabor amargo a quienes durante años hemos seguido?

Como hemos visto en los trailers, la Federación se encuentra bajo el ataque de John Harrison, un agente que explotó una bomba en Londres y quien después aparece en San Francisco, disparando contra un cuarto donde se encuentran reunidos los más altos oficiales de la Flota. Durante el tiroteo muere el Capitán Pike, lo que ocasiona una misión de venganza personal hacia Harrison aprobada por la Federación.

Sin embargo, la lógica de Spock interviene en los sentimientos de Kirk y deciden no matar a Harrison, sino llevarlo de regreso a la Tierra, donde será juzgado. Error. Al detener a Harrison e interrogarlo, les dice que no todo es lo que parece, que lo han utilizado y revela su verdadera identidad: Khan Noonieng Singh.

Y es aquí donde todo fan de Star Trek comenzará a sentir que la película se cae, y mi crítica tiene puntos muy concretos:

  • Roberto Orci, Alex Kurtzman, Damon Lindelof y J. J. Abrams han demostrado que son buenos escribiendo historias y creando personajes. ¿Por qué el afán por usar un villano de la serie original?
  • El Khan de la serie original se disfruta por ser no solo un súper hombre en el aspecto físico, sino también en el intelectual. Verlo planear y ejecutar su venganza contra Kirk y cómo éste responde es como ver una partida de ajedrez. En esta ocasión no pasa de ser una simple manipulación al nivel de cualquier mortal, aunque sí con intenciones genocidas.
  • Lo que hizo a Khan un villano entrañable en Wrath of Khan fue que ya había sido introducido, había una motivación personal detrás de su plan. Al faltar esto en el universo de Abrams, se siente como un villano más.
  • Además, las similitudes que se guardan con WoK son enormes e innecesarias. Legendarias frases como “The needs of the many outweight the needs of the few”, situaciones como el tradicional grito de “¡Khaaaaaaan!”, y elementos en la trama como el sacrificio de un personaje central para realinear el núcleo del warp.

Por otro lado, los klingons tienen una breve aparición en la película y que, para mi gusto, fue lo mejor. El diseño de todo lo relativo a esta raza fue precioso.

Insisto en que no es una película mala. Es altamente disfrutable, pero para los fans de la franquicia podrá parecer que atenta contra el legado de lo hecho en décadas anteriores.