A lo largo de la historia han existido personajes que en varios ámbitos han logrado marcar a través de su  manera de pensar y de hacer las cosas. Pero, en el ámbito deportivo han sido pocos los que han logrado cambiar y pasar a la memoria de los aficionados como leyendas.

Hoy un Sir pasa a ese selecto grupo de personalidades. Estamos hablando de Sir Alex Ferguson.

Él, un noble escocés que encontró la gloria en Manchester, logró lo que ningún otro entrenador podrá lograr en varios años.

Alex-FergusonSu paso como entrenador en su pueblo natal fue breve, pero fructífero; a cargo de equipos como Saint Mirren y del Aberdeen, donde conquistó varios títulos y se ganó el respeto de Europa. Esto fue preludio para que el Manchester United en 1986 quisiera sus servicios para empezar la epopeya que lo harían leyenda y colocaría al Manchester como uno de los mejores equipos del mundo.

Los primeros tres años fueron difíciles debido a lesiones de jugadores, poco apoyo de la afición y de la directiva. Pero a pesar de todo eso en 1993 Ferguson y el Manchester lograron ser campeones de la Liga Inglesa, ganando además su primer premio a mejor entrenador del año.

Después de este difícil inicio lo demás ha sido miel sobre hojuelas para Sir Alex.

alex-ferguson-1En 26 años ha logrado 13 de sus 20 campeonatos de liga, dos Champions League 5 FA Cup, diez Community Shield, dos Súper Copa de Europa, una Copa Intercontinental y un Mundial de Clubes. Además de ser siete veces mejor entrenador de la Premier League.

Fergie (para los amigos) ha dirigió a muchos de los ídolos actuales: Cantona, Beckham, Giggs, Cristiano Ronaldo, Van Persie, Tevez y Rooney. Tanto tiempo ha estado Ferguson en el banquillo del Manchester, que ha entrenado a jugadores que nacieron después de su llegada al Old Traffford.

Ahora estará a cargo de la dirección deportiva del equipo y será embajador mundial del mismo.

Sir Alex Ferguson le dio la identidad actual al Manchester haciendo de éste un icono del futbol inglés. Su constancia y tenacidad son primordiales para dar cátedra de cómo se debe manejar a un equipo. A sus 71 años de edad dice adiós al banquillo pero su legado en el futbol mundial será eterno.

No queda más que decirle: ¡gracias!