Desde que comencé a adentrarme en el mundo de la arquitectura, mucho antes de elegirla como carrera, uno de los despachos que más me llamó la atención fue el de los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron. Principalmente porque, a diferencia de otros arquitectos enfocados exclusivamente en la exploración formal y en el rompimiento con la tradición, Herzog & de Meuron busca soluciones que combinen el arte antiguo de la profesión y las capacidades técnicas disponibles actualmente.

Los dos arquitectos han creado un gran catálogo de trabajos a lo largo de los últimos veinte años. Uno de los más notables es la conversión de una planta de energía gigante a la orilla del Támesis en el famoso Tate Gallery of Modern Art, un centro ampliamente aclamado por la crítica y usuarios.

Estos dos arquitectos, con su intensidad y pasión por las cualidades estereotómicas del ladrillo, piedra, vidrio y acero logran expresar nuevas soluciones mediante imponentes volúmenes, por lo que aportan una contribución significativa a la promoción de la definición de la arquitectura como una de las formas de arte de primera clase.

Por la mencionada monumentalidad presente en su portafolio, me llamó la atención uno de sus proyectos más recientes: el Parrish Art Museum en Long Island, inaugurado apenas en noviembre del año pasado. Esto se debe a que, a simple vista, asemeja un par de graneros o naves industriales en una planicie. Esta característica es bastante inesperada en una época en la que la tipología del museo se ha convertido en una competencia implícita entre despachos que demanda cada vez composiciones y volumetrías más arriesgadas, que en ocasiones rayan en lo imposible.

dezeen_Parrish-Art-Museum-by-Herzog-de-Meuron_ss_6

Sin embargo, para este proyecto H&dM abordó la solución queriendo utilizar un ícono representativo de la arquitectura conocido y utilizado por un sinfín de culturas alrededor del mundo: el dibujo esquemático de una casa. Utilizando esta idea rectora, se acomodaron las galerías y otros salones en dos filas paralelas debajo de un par de techos de dos aguas con poca inclinación, mientras que un largo pasillo en el medio de ambos volúmenes articula el espacio central en 10 espacios de exposición sub-divisibles.Todas las galerías tienen grandes claraboyas orientadas al norte y otras más pequeñas orientadas al sur, las cuales llenan los espacios de luz durante todo el día, y permiten una vista del cielo y las nubes, conservando la conexión del museo y el usuario con el sitio.

dezeen_Parrish-Art-Museum-by-Herzog-de-Meuron_12

El resto de los espacios públicos interiores como el vestíbulo, una tienda de regalos y una cafetería con un espacio educativo de usos múltiples se encuentran al oeste de las galerías. La parte posterior del volumen alberga las funciones menos públicas del programa como la administración central y de almacenamiento, talleres y un muelle de carga. Aleros que sobresalen de la estructura crean terrazas cubiertas en todo el perímetro del edificio, que dan pie a espacios semi-interiores como un café, talleres y áreas de descanso; reforzando la idea de simbiosis entre arquitectura y sitio.

dezeen_Parrish-Art-Museum-by-Herzog-de-Meuron_9

El concepto de integración se ve reforzado mediante un arraigo en la arquitectura vernácula y métodos locales de construcción, así como la inmersión del edificio en un marco de plantas nativas. Sin embargo, el diseño incorpora un giro que conecta la tradición con las tendencias actuales de la arquitectura: muros de hormigón colados en el sitio, que incorporan una larguísima banca que corre a lo largo de la parte inferior, convirtiéndose en un sitio popular para socializar. El resto de la paleta de materiales incluye madera con acabados rústicos y cristal templado, todo esto para hacer del arte el corazón del museo, la parte central.

La importancia y belleza de esta obra radica en que el edificio no es visto como una pieza de arte, idea instaurada con la construcción del Guggenheim de Bilbao hace varios años, sino que le regresa el reflector a la colección del museo. Todo esto sin perder de vista el contexto y la escala humana. Por estas razones, es que considero este edificio como uno de mis favoritos en el rubro de museos, y en la carpeta de trabajo de H&dM.

dezeen_Parrish-Art-Museum-by-Herzog-de-Meuron_ss_2