Cada año mucha gente se junta en el “súper domingo” para presenciar el último juego de temporada de la NFL. Algunos de verdad son fanáticos del deporte, otros son fanáticos de las grandes comidas que suelen darse ese día, algunos otros no saben ni a que van, pero van, y por último están los que cada año esperan este día para ver el espectáculo de medio tiempo. Como aquí tenemos para todo tipo de público, los que aman el espectáculo de medio tiempo apreciarán este post.

En un principio no había tanta producción y ni siquiera se pensaba en grandes artistas para el espectáculo de medio tiempo, sino que era muy al estilo de lo que podemos ver en tazones colegiales; bandas musicales de universidades se encargaban de esta parte del partido.

Esto empezó a cambiar en 1993 cuando la NFL, ante una gran pérdida de televidentes durante el medio tiempo, decidió contratar a Michael Jackson (QEPD) para retener la atención de los espectadores y no solo eso, sino atraer a nuevos. Para muchos la presentación del “Rey del pop” ha sido la mejor en la historia del Super Bowl, y para muestra les dejo el video en el que Jackson canta “Heal the World” acompañando de 3,500 niños (seguramente también fue uno de sus momentos favoritos en la vida).

Otra de las presentaciones más sonadas en la historia del Super Bowl fue la de la hermana menor de Michael en el año 2004. En esta ocasión Janet Jackson hacía dupla junto a Justin Timberlake para dar el espectáculo de medio tiempo, aunque muy pocos recordamos las canciones que interpretaron, nunca olvidaremos el momento en el que Justin arranca la parte superior de su vestuario, ocasionando que el seno de Janet quedara a la vista. Hubo mucha controversia ante este suceso, algunos se declararon agradecidos por lo ocurrido y otros mostraron su inconformidad ante el hecho. El caso es que nos haya o no gustado, será un momento que quedará para siempre.

Otro espectáculo muy sonado y con bastante popularidad fue el del año 2001, en el que en el mismo escenario MTV logró reunir a bandas y actores como: Aerosmith, ‘N sync, Britney Spears, Mary J. Blige, Nelly, Chris Rock, Adam Sandler y Ben Stiller. El espectáculo causó mucho furor, pues todas eran estrellas con mucha fama en ese momento. Si ese mismo espectáculo fuera montado este año, estoy seguro que muchos de nosotros optaríamos por cambiar inmediatamente de canal.

Hablando de grupos de moda, en el año 2011 se celebró la edición número 45 del Super Bowl y los encargados del show de medio tiempo fueron los Black Eyed Peas, quienes a pesar de tener una propuesta “innovadora” en su espectáculo, no lograron dejar satisfechos a los millones de televidentes que mobservaron el medio tiempo. Y ya para no perder el hilo, el año pasado la encargada del medio tiempo fue nada más y nada menos que la denominada “reina del pop”, quien en mi opinión y en la de muchos otros, fue una gran decepción. En fin, su show me aburrió tanto, que ni siquiera tengo palabras para describir el acontecimiento.

Pero no todo ha sido pop en la historia del Super Bowl, leyendas del rock han sido parte de este importante evento, y aquí no tengo queja alguna.

En el año 2010, una de las bandas más icónicas en la historia del rock británico fue la encargada de engalanar el medio tiempo del partido. Les estoy hablando de The Who, quienes siempre logran emocionar a los fanáticos del rock con canciones como “My generation”, “Baba O’Riley” y “Won’t get fooled again”. Es cierto, no fue la mejor presentación en la historia, pero si logró acercar a muchos jóvenes hacía la música de esta legendaria banda.

Yéndonos un año atrás, el músico conocido por todos como “El jefe” y que es oriundo de New Jersey fue el encargado de dar una asombrosa presentación. Como es costumbre, Springsteen ofreció un show digno de cualquier tipo de evento. En mi opinión, se encuentra entre las cinco mejores presentaciones en la historia del Super Bowl. ¿No me creen? Vean el video y júzguenlo ustedes mismos.

En el 2008 tuvimos la oportunidad de escuchar a uno de los grupos favoritos de quien escribe esta nota y sin duda pongo la presentación de Tom Petty & the Heartbreakers entre mis favoritas en la historia del Super Bowl. Recuerdo que en México todos nos preguntábamos quién era Tom Petty y porqué habían decidido que fuera el encargado del show de medio tiempo, espero que ya en 2013 nadie se haga esa pregunta. Este espectáculo no fue muy colorido ni espectacular en la cuestión visual, sin embargo muscialmente me parece intachable. Petty es grande y punto.

En el Super bowl del 2007, la edición XLI, el encargado de tomar las riendas del show del medio tiempo fue el tan controvertido y aclamado Prince. Su presentación en mi opinión ha sido la mejor de la historia del evento, ¿por qué? Porque logró conjuntar todo lo que la gente esperaba, un show visual llamativo, elementos inesperados como la banda universitaria, canciones para ser coreadas por todo tipo de público y una excelente ejecución musical. Un gran acierto por parte de Prince fue incluir dentro de su presentación canciones de grupos como Queen, Foo Fighters y Creedence Clearwater Revival. Si no vieron esta presentación en su momento, revívanla, de verdad vale mucho la pena.

Un año antes la vara había quedado muy alta, pues la legendaria banda inglesa The Rolling Stones había sido la encargada del espectáculo. Sinceramente a los Stones nunca se les exige demasiado, con que salgan a tocar su más conocido éxito “Satisfaction” muchos se dan por bien servidos. Y es que, ¿quiénes somos nosotros para exigirle mucho a una de la bandas más importantes en la historia? Solo somos mortales que disfrutamos cada vez que este grupo se sube a un escenario.

Ya me extendí mucho en este post, nunca pensé que me metería tanto en el tema, pero hay buenos recuerdos. Ya para cerrar, quiero recordarles la presentación del bajista más querido y conocido en el mundo. Efectivamente, estoy hablando de Paul McCartney, quien tomó las riendas del medio tiempo en el Super Bowl XXXIX. La presentación de Paul no necesita palabras, si no se emocionaron en ese momento o ahora que lo revivan, lamento decirles que están muertos por dentro.