Si acabas de ver “El Hobbit” es probable que ya sepas qué es el motion capture, pero es una técnica que quizá no sabes que existe porque en el cine, al mezclar la realidad con la fantasía, puede llegar a pasar desapercibida.

Se usa más de lo que podríamos imaginar; en los videojuegos, en las películas animadas como Cuento de Navidad o Las aventuras de Tintín, e incluso en la medicina y en el deporte.

Pero en donde más nos sorprende (sin darnos cuenta de esta técnica) es en las películas de aventura y fantasía, donde los actores de carne y hueso interactúan con personajes en 3D. Lo que pocos saben es que esos personajes de fantasía también son actores, solo que están “computarizados”.

El motion capture (MoCap) o captura de movimiento es precisamente captar los movimientos y gestos de un actor para transformarlos en las acciones de un personaje animado.

Los actores usan un traje especial que tiene sensores en ciertos músculos del cuerpo. En la cara del actor se le maquillan unos puntos, y el uso de una especie de gorrito en la cabeza con una cámara al frente de la cara, ayuda a capturar todas las expresiones faciales. Esta información registrada por los puntos y sensores, se manda a una computadora que automáticamente lee los movimientos y los convierte en animación 3D.

Motion Capture

Crédito (de izquierda a derecha): 3dscena.cz, imagenes.trucoswindows.net, blogs.orlandosentinel.com, blog.associatie.kuleuven.be, 4.bp.blogspot.com, fxguide.com y fotogramas.es

Esta técnica tiene algunas décadas y va evolucionando a pasos agigantados. Los uniformes cada vez son más ligeros y más especializados para captar todos los movimientos necesarios.

En el cine, el MoCap se ha utilizado, ya sea solo para rejuvenecer el rostro de Jeff Bridges en Tron: El Legado o para crear personajes enteros de ficción como Gollum en El señor de los anillos y El Hobbit; Davy Jones y su tripulación de Piratas del Caribe; toda la raza na’vi de Avatar; los gemelos de Alicia en el país de las maravillas; los simios de El origen del planeta de los simios; el simpático oso Ted; así como Hulk en The Avengers y Linterna Verde.

Pero en realidad, este post quiero dedicárselo al actor británico Andy Serkis, pues es hoy en día, el actor que domina a la perfección el motion capture. Entre sus personajes están: Gollum, King Kong, el simio Caesar de El origen del planeta de los simios y el Captain Haddock de Las aventuras de Tintín.

El legado aparentemente es poco, pero sus actuaciones como un personaje animado siempre han cautivado al público. Y ya saben: es mejor calidad que cantidad. Próximamente lo veremos en la secuela de El origen del planeta de los simios y en la segunda parte de El Hobbit.

Para entender un poco más del motion capture recomiendo los siguientes tres videos: