Lo que pasa en Las Vegas no se queda en Las Vegas.

Las enfermedades de transmisión sexual no tienen nada de novedoso en la historia de la humanidad. Desde que a existido el hombre, más bien, para que haya existido el hombre tuvo que haber existido el sexo primero. Los virus, hongos, parásitos y bacterias que producen las enfermedades de transmisión sexual solamente se fueron agregando poco a poco al proceso.

Los patrones y conductas sexuales fueron los determinantes para la pandemia actual. Pero no debemos de centrarnos en que fueron los hippies y los años 60 los que provocaron el problema. Lo exponenciaron, sí; pero el problema ya existía antes.

Por ejemplo, se cree que el responsable de llevar la sífilis al viejo mundo fue no otro sino Cristóbal Colón y su tripulación de dudosa moral (dado que no eran el mejor tipo de calaña), los cuales contagiaron la enfermedad de bejel (el cual evolucionaría al treponema pallidum, sífilis, que conocemos hoy en día) y lo llevaron de regreso en La Pinta, La Niña y la ya no tan Santa María.

Lo acepto en las épocas de Colón apenas existían un puñado de enfermedades de transmisión sexual, mientras que hoy en día la cantidad de problemas que puede contraer uno por llevar una vida sexual de manera irresponsable son un problema mayor de salud pública.

Por mencionar a las más comunes tenemos la sífilis, clamidia, gonorrea, herpes genital, VIH/SIDA, tricomiasis, chancrosis y VPH. Seguramente no será la primera ni la última vez que escuchan de ellas. Lamentablemente lo que sabe la gente es únicamente el nombre.

La población en general desconoce cuál es la más común, cuáles afectan más a hombres que a mujeres, o cuáles más a mujeres que a hombres, cuáles generan latencia y permanencia, y por lo general se cree que el VIH es el más peligroso cuando no es así.

No se trata de que conozcan toda la fisiopatología (de nuevo con esa palabra) de cada enfermedad, o los mecanismos de patogenicidad de cada virus, parásito y bacteria. Se trata más bien de que trate de explicar lo más básico y general del tema en sí.

Mucho más que la sífilis, la clamidia y el VIH, actualmente la enfermedad de transmisión sexual más común es la tricomoniasis, la cual afortunadamente es en la mayoría de los casos asintomática. Especialmente para los hombres. Se tiene estimado que alrededor del mundo hay casi 180 millones de personas infectadas con este parásito y no lo saben. Los síntomas que se pueden presentar van desde la disuria (dolor al orinar), dispareunia (dolor durante el coito), uretritis (inflamación de la uretra), vulvovaginitis y prostatitis; estos síntomas se presentan principalmente en pacientes inmunosuprimidos.

La sífilis se presenta en un principio en forma de un chancro indoloro que puede presentar algún tipo de secreción. Alrededor de unos 20 días después el chancro desaparece debido a que la bacteria, que produce el chancro y se reproduce en éste, pasa a la circulación dando una sensación de falso alivio. A las tres semanas se presenta la sífilis secundaria que afecta principalmente al paciente con un síndrome pseudogripal y un exantema generalizado llamado condiloma. Años después se presenta la sífilis terciaria que tiene afectación multiorgánica, atacando, huesos, corazón, sistema nervioso central, sistema retículo endotelial, etc.

Todos hemos tenido herpes. Al menos todos los que hemos tenido algún fuego bucal, varicela o roseola. El herpes no se limita únicamente a los genitales. Existen 8 familias de herpes; la tipo 2 representa al herpes genital. El herpes se caracteriza con que una vez que presentamos la enfermedad la podemos volver a presentar en cualquier momento de nuestra vida ya sea bajo condiciones de estrés o de baja de defensas.

La clamidia y la gonorrea se presentan como inflamación de vías urinarias. Siendo la gran diferencia la secreción uretral que se presentan en la gonorrea y que la clamidia puede producir conjuntivitis al autoinocularse la persona.

VIH y SIDA no es lo mismo. Una persona al infectarse con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) aún no presenta el síndrome. Durante varios años en lo que tarda en replicarse el virus dentro de la persona y en lo que disminuye las células TCD4 del sistema inmune se dice que una persona es portadora del virus. Se dice que una persona ya presenta el síndrome hasta que el conteo del TCD4 es suficientemente bajo y la persona presenta complicaciones derivadas de esta inmunodeficiencia.

Esto no es el Murray de microbiología, ni el Robbins de patología por lo que para más información mucho más compleja y profunda los recomiendo ampliamente.

Como con todas las enfermedades la clave es la prevención. Y existe un ABCD para prevenir enfermedades de transmisión sexual:

  1. Abstinencia. Nadie se a contagiado por hacer nada.
  2. Buena fidelidad. Si le eres fiel a tu pareja y el/ella a ti no hay porque alguno de ustedes presente alguna molestia por donde no.
  3. Condón. No solo usarlo, sino saber usarlo.
  4. Do something else. Ya si nada de lo anterior funciona es mejor plantear con tu pareja algo más que hacer durante las horas de ocio.

No hace falta seguir todas, con tan solo seguir una de estas, la que ustedes prefieran, se pueden ahorrar muchas molestias.

  • Samantha

    Hay algunos errores de ortografía, y bueno terminos que no todos entienden. Recomiendo el uso de hipervínculos en estas palabras. Buena información!