En la prensa se lee el presente. No es lo mismo enterarse de la historia en los libros que en los periódicos. Así se contaron los tres primeros días de Carlota y Maximiliano en la capital.

Comienza el artículo con un texto del emperador Napoleón III: “La Francia es la única nación que combate por una idea… El porvenir demostrará que la expedición de México ha sido el acto político más grande de mi reinado.”

Los emperadores llegaron a México el 28 de mayo de 1864. Bajaron del barco a las cuatro y media de la tarde, cuando una batería de soldados franceses llegó a la plaza de armas para recibirlos. Los fuegos artificiales llevaban ya una hora sonando por toda la ciudad.

Veintiún cañonazos sonaron a las seis y media, la banda militar los recibía con música al centro de la plaza… y a esa hora, empezó a llover. “Un fuerte aguacero que no cesó sino breves intervalos después de las cuales arreciaba, hasta cerca de las ocho de la noche”, se lee en el diario El Pájaro Verde el 30 de mayo de 1864.

El miércoles 1º de junio de 1864, dos días después, el mismo diario publicó en su primera plana un grabado con la imagen de la emperatriz sacado de una fotografía. Decía que a todos conquistaba y que su presencia valía más que todo un ejército.

“Una joven alta, esbelta, elegantísima pero muy sencillamente vestida; ojos alegres, rasgados y vivos, como los de las mexicanas; pecho levantado, cuerpo airoso y en que compiten la soltura y majestad de los movimientos; semblante apacible, bondadoso y que infunde respeto”

La princesa Carlota de Bélgica, siempre ha sido descrita como una mujer bella, la joya de la corona belga. Su llegada a México atrajo la atención de todos. El Pájaro Verde era un periódico liberal, durante su vida estuvo opuesta al Imperio y al gobierno de Maximiliano y hasta ellos salieron en primera plana.

Imágenes: Hemeroteca Nacional Digital de México