La película mexicana dirigida por Michel Franco está por estrenarse y ya todos hablan por el tema que trata, el bullying. Sin embargo, después de verla, considero que hay un tema mucho más profundo y ya les tocará ustedes decidir si coinciden conmigo.

Con un premio Certain Regard (Una Cierta Mirada) en Cannes y recientemente elegida como representante de México en los premios Oscar a Mejor cinta de lengua extranjera, la película Después de Lucía le da la oportunidad a la gente de reflexionar con sus múltiples temas.

Los actores Tessa Ía (hija de Nailea Norvind) y Hernán Mendoza, guiarán las miradas mexicanas a recapacitar, a despertar del abuso verbal y físico, pero también a ver la vida de dos personajes que viven el mismo duelo, pero a su modo. Roberto (Hernán), siendo chef y padre y Alejandra (Tessa) siendo una joven adolescente de preparatoria. Ambos se enfrentarán a varios obstáculos en una serie de decisiones impulsivas, desesperación y lágrimas.

Sin decir más, sin arruinar el principio y el final, cuando termines de ver este drama piensa muy bien todo el proceso que llevan los protagonistas y más que el bullying, piensa en la debilidad y la forma en la que los personajes asumieron su problema.

Le pregunté a Tessa Ía si podría describir Después de Lucía en una sola palabra y contestó: “Creo que una película no se puede definir con una sola palabra”. Mientras que el actor Juan Carlos Barranco (Manuel) dijo que la considera como “realista”.

El estreno oficial es este viernes 19 de octubre, pero puedes asistir el jueves 18 de octubre a las 16:00 horas a la última función gratuita que se han estado realizando en varias salas Cinépolis de la República Mexicana.

Para mayor información consulta la página www.despuesdelucia.mx.