Mucha expectativa se había estado generando en torno a lo que el Tae Kwon Do podría aportar al medallero mexicano. Sin embargo las dos primeras decepciones han llegado y lamentablemente han sido en el primer día de competencia.

La primera eliminación se dio con el competidor Diego García, quien no puedo vencer a su oponente australiano, un combate que tuvo un comienzo reñido y que al final se le complicó mucho al mexicano. El rival estaba a modo para calificar a la siguiente ronda, sin embargo el mexicano mostro una mal estrategia y en el último round descuidó la distancia y la defensa; par de errores que hicieron que en un dos por tres el combate se le fuera de las manos. De los 4 competidores Diego me parecía desde un principio el que menos posibilidades tenía de trascender en la justa olímpica y lamentablemente se confirmó lo que pensaba.

Jannete Alegría se quedó a muy poco de llegar a la presea de bronce. Sin embargo, en punto de oro no le fue posible concretar y la croata conectó antes que ella. Jannete quedó a deber en esta competencia y no solamente hablando de medallas, su combate fue por momentos lento y monótono. No salía de pi chagui con pierna izquierda, dui chagui o puño. A lo mucho en sus dos últimos combates intentó dos veces pegar a la cabeza, y si en este tipo de competencias no pegas arriba, traes de entrada una enorme desventaja. La vi un poco tensa, siento que nunca llegó a soltarse, necesita trabajar nuevas combinaciones de patadas y entrar con ellas, muchas veces entraba caminando y la recibían fácilmente.

El Tae Kwon Do en México no pasa por su mejor momento, esto debido a que funcionarios de la Federación y profesores han dejado atrás los rasgos más importantes del arte que practicamos. La disciplina, el respeto y la constancia no se pueden dejar a un lado, se tenga el nivel de competencia que se tenga. No es posible que atletas entrenen solamente con la parte inferior del dobok (vestimenta que se usa para practicar TKD), ya que tiene un significado y se debe respetar. Tampoco es correcto que escuchen su iPod al mismo tiempo que están practicando técnicas de pateo. Los atletas deben recordar que antes de ser atletas olímpicos son taekwondoínes y deben seguir una cierta forma de pensar y actuar.

Un gran ejemplo de esto es cuando el cuerpo médico del competidor coreano entró al área de combate para auxiliar a su competidor. La persona entró descalza al área, por que así debe de ser. Esa es una costumbre que se les enseña a los niños desde que inician, se debe tener respeto al doyang (lugar donde se entrena), al dobok y a la cinta. Cada cosa tiene un significado muy especial que con gusto en otra ocasión les podría explicar. Creo que el equipo mexicano tiene el talento para lograr medallas, pero falta humildad y un poco más de concentración y dedicación.

Quedan dos competidores, sinceramente sólo veo con medalla a María del Rosario Espinoza, pero esperemos que me equivoque y que también Erick Osornio pueda llevarse una medalla.

Imagen: Notimex