María del Rosario demostró que México tiene con qué en el Tae Kwon Do. Es verdad, el combate en el cual perdió dejo un poco de dudas y es indiscutible que la patada que le marcaron en contra nunca hizo contacto con el casco de María; sin embargo el destino le tenía guardada una segunda oportunidad y estaba en sus manos aprovecharla y llevarse el bronce.

Para María el camino al bronce olímpico fue de lo mas complicado, no pudo competir en Panamericanos, tuvo cambio de entrenador, lesiones, entre otras cosas. Sin embargo, el día había llegado y no había mañana para María. Su primer rival fue la originaria de Camboya, con la que María no tuvo que batallar demasiado y que le daría el pase a cuartos en contra de su similar de Serbia. La pelea contra la serbia fue bastante complicada, ya que al ser más baja que su contrincante, a María le fue complicado mantener la distancia y entrar con confianza a patear. Sin embargo, María había encontrado la manera de contrarrestar esto y se encontraba al frente del marcador, pero una patada a la cabeza estaría a punto de dejarla fuera de semifinales. Una patada que en ningún momento impacta a sería lo que dejaría fuera de la semifinal a la de nuestro país. Ni hablar, este problema lo vivimos desde siempre en el Tae Kwon Do.

Sólo quedaba esperar a que la serbia consiguiera su pase a la final y afortunadamente así sucedió. María se enfrentaría a la competidora de Samoa y de qué manera lo haría. Una excelente exhibición de la mexicana quien esta vez sí intentó e hizo puntos de todas maneras. Patada doble, diu chagui, patadas a la cabeza; una exhibición propia de la que fuera la mejor del mundo. El combate terminó al inicio del tercer round cuando María logró una diferencia de 13 puntos frente su oponente (si el marcador es mayor por 12 puntos se da por terminado el combate).

Era tiempo de ir por el bronce en contra de la cubana, sería un combate complicado, pero con el ímpetu que traía María sería posible lograr la medalla. Al final lo logró, fue hasta el tercer round que pudo sumar puntos a su favor y separase de la cubana, pero lo logró. No nos decepcionó, hizo lo que tenía que hacer y eso era recordar que es una campeona. Puso su corazón, fue inteligente y se aventuró; no dejo ir esa segunda oportunidad que la vida le había regalado.

Qué enorme inspiración para la gente que practicamos este arte marcial, qué garra de María, que confianza en si misma, esto es lo que define al Tae Kwon Do: la garra, el espíritu, la batalla contra uno mismo, la superación, la disciplina.

Todo lo hiciste bien María. Gracias por emocionarnos, gracias por rescatar esta mala participación de la delegación mexicana en el TKD. A puro corazón lo lograste, muchas veces es lo que nos falta a los mexicanos y nos diste un gran ejemplo de cómo hacerlo.

La Federación Mundial debe pensar muy bien si el nuevo sistema está sirviendo. Se buscaba espectáculo y los petos electrónicos nos lo están quitando, las tarjetas para revisión paran mucho el ritmo del combate y se debería pensar si deben de seguir o no. Tal vez si la revisión se hace al final del round podría ser mejor, pero eso lo tendrán que analizar. Por otro lado se debe reglamentar muy bien que se contará como contacto en la cabeza, si será un rosón o tendrá que ser una técnica contundente, en mi opinión debe ser la segunda. Eso ya será tarea de la WTF y esperemos que tomen las mejores decisiones.

Por otro lado, la Federación Mexicana tendrá que replantearse objetivos, probablemente cambiar de funcionarios y pensar en un programa selectivo de cara a los Juegos Olímpicos de Río. Se debe aclarar el tema de los competidores a los que les fue despojado su pase olímpico, y Onofre debe dar la cara y aceptar el fracaso, probablemente debería renunciar a su cargo.

Por parte de los competidores se debe practicar más el pateo a la cabeza, esto puso muchas veces en desventaja a los competidores y es urgente que se practique.

Como lo dije antes, el Tae Kwon Do mexicano necesita regresar a sus raíces y tener mas humildad. Este trabajo empieza desde el doyang. Se debe enseñar a los niños a ser disciplinados, humildes, competidores y ganadores. Se cierra un ciclo olímpico en el que afortunadamente el TKD no se fue con las manos vacías. María es la reina y a los demás no nos resta mas que trabajar para que nuestro país se encuentre en los mas alto del Tae Kwon Do otra vez.