En el siglo 50 a.C. el homo erectus descubre el fuego; la rueda más antigua data del siglo 20 a.C.; la imprenta de Gutenberg aparece en 1440; la primera locomotora aparece en el año de 1802; la electricidad en el año de 1861; el primer reactor nuclear fue terminado en el año de 1942; la computadora en el año de 1946; y por último el internet en el año de 1960. ¿Qué sigue? En mi opinión de todo un poco. Internet, computadoras, mecanismos y redes sociales. Para el desarrollo de un gran avance tecnológico todos tenemos que poner de nuestra parte. Les quiero platicar un poco acerca de lo que yo hago.

Robótica, esa es mi pasión. Desde muy pequeño entré a los proyectos de robótica de FIRST, una organización fundada por el inventor del Segway (los carritos chistosos de dos llantas que usan los policías de centros comerciales), Dean Kamen. El inicio de todo esto es Lego, en el que los niños más chicos desarrollan habilidades sencillas de mecánica y programación. Luego pasas a FTC y más adelante a FRC que es la categoría en la que actualmente participo. En Estados Unidos lo saben, saben que los jóvenes que participan en estas actividades son el futuro.

Esta organización realiza torneos regionales y un campeonato mundial. Cada año el reto es distinto y las reglas son estrictas. Fomentan mucho el trabajo en equipo y también algo llamado “Gracious Professionalism” que implica una cooperación cordial entre equipos. Esto fomenta en los jóvenes un desarrollo de competencia sana.

Les voy a ser sincero, yo era extremadamente personalista. Me gustaba hacer las cosas a mi modo, solo, porque según yo nadie sabía hacer nada. El equipo me ayudó a entender que no tengo todas las respuestas, ni las mejores ideas.

El futuro es a través de un sano desarrollo de competencia entre empresas, sectores económicos y comunidades de modo que al apoyarse todos con todos podamos subir hacia un mejor futuro. El desarrollo de nuevas ideas, al solución de problemas por medio de las diversas técnicas que el hombre puede desarrollar no tienen límite.

Los quiero invitar a imaginar un mundo en el que el granjero pueda supervisar cada una de las plantas de un cultivo completamente orgánico a través de un centro de control computarizado y robots de exploración. Un mundo en el que a las personas desempleadas se les capacite para la reparación de equipos mecánicos y eléctricos con lo que no habría desplazamiento de personal. Un mundo en el que tu casa conociera tus gustos, la temperatura ideal del piso, del agua al bañarte, cuán cargado quieres tu café y qué cosas faltan en tu refrigerador.

Los invito a pensar en un mundo en el que podamos vivir junto con la naturaleza, en el que un robot ayude a un guardabosques a cuidar del medio ambiente realizando pruebas químicas del agua, del suelo y las plantas, un futuro en el que la basura se procese de manera inteligente, los coches no utilicen gasolina sino que ayuden a limpiar la calidad del aire. Comunicaciones inmediatas a cada lugar del mundo, mejores sistemas de seguridad para las calles, mayor planeación urbana y con el acceso del internet, una completa red de información con los más variados medios de comunicación. Dime, ¿no te gustaría?