La Brecha, una pequeña población localizada en el municipio de Guasave, Sinaloa, se convirtió en la cuna de la más grande esperanza mexicana para pisar el podio en estos Juegos Olímpicos de Londres 2012, gracias la taekwondoín María del Rosario Espinoza.

Nacida el 29 de noviembre de 1987, la sinaloense comenzó a brillar en el mundo del deporte desde los 16 años, luego de obtener el 5°lugar en el campeonato mundial juvenil en Sun Chon, Corea y levantarse como campeona Panamericana Juvenil en Río de Janeiro, Brasil en el año 2003.

A partir de ese entonces, María comenzó a forjar un camino lleno de triunfos y éxitos que han puesto en alto el nombre de México. En 2006, volvió a colgarse una medalla, luego de conseguir el tercer puesto en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena, Colombia y el oro en el Abierto de París.

Un año más tarde, en su preparación para sus primeros juegos olímpicos, Espinoza consiguió el campeonato mundial en Beijing y en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, Brasil; así como el bronce en el preolímpico clasificatorio de Manchester, Inglaterra.

Fue el 23 de agosto de 2008, el día en el que María pasó a la historia del olimpismo y del deporte mexicano, pues tras vencer a la noruega Nina Solheim por 4-1 se apoderó de la presea dorada de taekwondo en la categoría de los +67kilogramos, en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Todos estos logros son los que convirtieron a María del Rosario Espinoza en la abanderada de la delegación mexicana que actuará en Londres 2012, pero sobre todo, en la más grande esperanza azteca para escuchar el himno mexicano en el podio de la justa olímpica.