La Marcha era una de las disciplinas en las que México solía destacar. Muchas personas recuerdan los nombre de Daniel Bautista, Raúl Martínez, Ernesto Canto y Carlos Mercenario. Ellos han sido algunos marchistas que han puesto el nombre de México en alto. Pero esos tiempos ya pasaron. Ahora es turno de Horacio Nava.

Este atleta de 30 años es un ejemplo de superación personal y sin duda un ejemplo a seguir. Horacio, diagnosticado con Síndrome de Wolff-Parkinson-White y nacido en Chihuahua, se sobrepuso a su enfermedad para participar en una de las disciplinas más agotadoras: la Marcha de 50 kilómetros.

Horacio es sin lugar a dudas una de las promesas aztecas para colgarse una presea en Londres 2012. Este marchista tuvo en los últimos años una ardua preparación y llegará a Londres en el momento más adecuado de su carrera para estar en el podio.

En la anterior edición de los Juegos Olímpicos, Horacio Nava llegó como el novato y terminó su participación en el sexto lugar. Ahora, con la experiencia de unos Juegos Centroamericanos y Juegos Panamericanos en las que ganó el Oro, este marchista genera bastantes expectativas. Sin duda podría volver a México con una medalla en el cuello.