Domingo 1º de Julio, 7:15 am

La alarma de mi celular suena indicando la hora de alistarme, era hora de cumplir con el privilegio y el deber de ser funcionario de casilla, mi nombramiento: primer escrutador. Al cuarto para las siete todos los ciudadanos elegidos para esta casilla (desde el presidente hasta los suplentes) nos encontrábamos listos para empezar, unos revisamos la calle en busca de propaganda electoral, otros organizaban las mesas, todos ansiosos de empezar.

Av. Coyoacán 709 colonia del Valle

Eran las 8:00 de la mañana cuando comenzamos a abrir los paquetes electorales e iniciar el armado de urnas, mamparas, mesas y contar las boletas para quitar toda sospecha de fraude en los observadores electorales. Todo parecía tranquilo, quitando la hostilidad de una representante del PAN que tenia una actitud prepotente y las quejas de los representantes del PT que querían firmar boleta por boleta alegando que el IFE había mandado un comunicado el día anterior (del cual jamás nos notificaron). A media hora del inicio de actividades, las votaciones no daban inicio en este domicilio, una casilla estaba siendo retrasada por otro representante del PT el cual había convencido/obligado a los funcionarios de la casilla básica de la sección 4352 de firmar cada una de las boletas para evitar un fraude.

A hora y media del inicio de la jornada electoral los votantes abarrotaban el jardín de la casa y muy buena parte de la cuadra. Aunque un poco molestos por la espera, aguardaron formados a que diera el inicio de las votaciones.

Cuatro horas pasaron, un minuto por votante aproximadamente, 240 boletas para presidente entregadas y la gente no paraba. La lluvia amenazaba y todos firmes ante las nube grises.

Las gotas comenzaban a caer, los paraguas se abrían, ninguno se movía, todos querían votar. Una hora con lluvia intensa, la gente seguía llegando, su derecho querían hacer valer.

Pasadas las 3 de la tarde todo comenzaba a tranquilizarse. La lluvia cedía y pequeños grupos de votantes llegaban y se les recibía al igual que todos en la mesa por la presidente, la cual con voz firme repetía por enésima vez: “Buenas tardes, me permite su credencial para votar, me muestra sus pulgares, aquí tiene sus tres boletas, por favor pase a las mamparas y vote, posteriormente regrese a depositarlas en las urnas”.

400 veces repetidas esas frases, sin haber desayunado, sin haber comido la presidente y los funcionarios seguíamos con ánimos recibiendo a la gente, felices por la cantidad de gente que ya había llegado a votar.

Dieron las 6 de la tarde. Las puertas se cerraron y dos votantes terminaron la jornada introduciendo sus votos cinco minutos después. Un total de 499 votantes, 499 boletas en las urnas, 499 personas ejerciendo su derecho y su deber, 499 siguiendo sus ideales en busca de un mejor país.

Todo México estaba atento de que iba a pasar.

Llenamos el acta de escrutinio, organizamos la mesa, cancelamos las boletas sobrantes, las contamos y cotejamos datos con la lista nominal, todo cuadraba. Era hora, tomamos la urna presidencial. Todos miraban sin pestañear para no perder de vista las boletas ni por un segundo. Empezamos a contar.

Organizamos en bonches de 20, luego de 40 para contar los votos recibidos y cuadrar las cuentas. Al estar todo en orden comenzamos a dividir los votos según el partido, alianza o coalición. Uno por uno separamos y revisamos. El momento importante estaba por comenzar, el secretario toma el primer grupo de boletas, correspondían al PAN, y comenzó a contar “uno, dos tres…”. De cincuenta en cincuenta íbamos contando y rectificando. PAN, PRI, PRD, Verde, PT, Movimiento Ciudadano, PANAL, y las diferentes combinaciones posibles fue el orden a seguir en el conteo de votos. Era más que evidente, una delegación panista esperaba ese resultado. Josefina Vásquez Mota arrasaba sobre los otros candidatos con ventaja evidente. El segundo lugar el PRI se lo llevaba con 14.6% menos votos que el PAN, unos cuantos votos menos se quedaba el PRD.

Todos estaban de acuerdo, todo estaba claro. La tensión había pasado. Nada fuera de lo cotidiano en esta sección. El PAN ganó la casilla.

Unos datos importantes en la jornada son:

  • Se iniciaron las votaciones a las 9:30 am y terminaron a las 6:05 pm.
  • La sección 4352 del distrito 15 tenía un registro de 729 electores.
  • 499 personas de la lista nominal ejercieron su voto, equivale al 68% de los ciudadanos en la sección.
  • Dos observadores electorales ejercieron su voto en la casilla.
  • Desde las 9:30 am hasta las 2:00 pm aun con lluvia los electores no dejaron de llegar. No hubo descanso alguno.
  • $275 dio el IFE a cada funcionario de casilla para la comida.
  • 45% de los electores eran de la tercera edad y sólo el 5% estaba por debajo de los 30 años.
  • La casilla básica de nuestra sección recibió el mismo número de electores.
  • Se le negó ejercer su voto a 2 personas ya que su fotografía no concordaba con la impresa en la lista nominal.
  • Se contaron con dos representantes del PRI, dos del PT, uno del PAN y uno del PRD.

Resultados Presidente en la casilla Contigua 01 distrito 15 sección 4352 para presidente fueron:

Estoy orgulloso de haber sido primer escrutador, estoy orgulloso de la gente que fue a votar, estoy extremadamente orgullo de mis compañeros de la Mesa Directiva que vivieron todo el día esta gran experiencia conmigo.

Y por ultimo, gracias, gracias a ti que votaste, gracias a ti que nos pagaste con una sonrisa, gracias México por votar.

Queda de más decir que los resultados preliminares no nos gustaron a algunos pero recordemos que México lo hacemos los ciudadanos, México cambia si nosotros cambiamos. Ánimo.

**Mario Farfán es estudiante de Ingenieria Mecatrónica en la Universidad Panamericana.