El 1 de julio de 2012 fue un día que pasó a la historia de México debido a las elecciones federales que se llevaron a cabo en el país. Era impresionante el movimiento que registraron muchas de las casillas del país, gente formada desde temprano para ser de los primeros en emitir su voto. A lo largo del día, las filas disminuían hasta que el reloj marcó las 13:45. Justo a esa hora, pocas fueron las personas que acudieron a votar. La razón, todos los amantes del futbol, y en México somos muchísimos, conscientes de la hazaña que podría realizar y realizó la Selección Española, no queríamos perdernos la final de la Eurocopa 2012.

El partido de la final fue digno de pasar a la historia. Italia, quien dejó atrás a Inglaterra y Alemania, se enfrentó a una España que, pese a no convencer del todo, logró eliminar a Francia (selección a la que no vencía en partidos oficiales) y Portugal. Ambos finalistas fueron criticados por su bajo desempeño en la fase de grupos, sin embargo, todos estos comentarios negativos quedaron en el olvido, luego de que los españoles golearan 4-0 a la selección que ha sido señalada, históricamente, como aquella que despliega el futbol más defensivo del mundo.

Mucho se ha hablado de la Furia Roja, sobre si su futbol es realmente espectacular, si la gente exagera al considerarla la mejor selección del mundo. Sin embargo, es innegable la hazaña que este domingo 1 de julio realizaron los dirigidos por Vicente del Bosque, golear 4-0 a Italia y convertirse en  la primera selección en la historia en ganar tres títulos consecutivos, Eurocopa 2008, Mundial 2010 y Eurocopa 2012.

Esto, sin tomar en cuenta el gran trabajo realizado por su director técnico, Vicente del Bosque, quien logró lo que parecía imposible, conformar un equipo integral, es decir que complementara con disciplina su estilo de juego. Por palabra disciplina, me refiero principalmente al excelente trabajo realizado por el estratega para mantener el orden y la calma en los vestidores, a pesar de tener en ellos a futbolistas del Real Madrid y Barcelona, mismos que suelen extrapolar la rivalidad deportiva existente entre sus escuadras.

Es por todo esto que, cuando llegue a la vejez y mis descendientes quieran conocer mis recuerdos, les diré que viví en la época de Vicente del Bosque, les presumiré que grité los goles de Alba, Torres y Mata, que fui testigo del triplete histórico alcanzado por la mejor selección de futbol del momento, España.

Foto: Info7