Amigos. No voten con las nalgas. Perdón, pero así tiene que ser la expresión.

No voten por Peña Nieto porque es guapo. Por Dios. Las apariencias engañan: piensa en todos los patanes con los que has salido que tenían una cara preciosa y una personalidad divina. Piensa en aquella desgraciada que por tener ojos divinos destrozó tu corazón. Ser guapo y carismático no garantiza nada. Si crees firmemente en sus propuestas, en capacidad de gobernar y que cumplirá, vota por él. Pero si vas a votar por una imagen mercadológica, porque se ve tipazo, porque está muy guapo o porque su esposa salía en telenovelas, háznos un favor y renuncia a la ciudadanía, que no te la mereces.

No voten por Josefina porque es mujer. La Chupitos también es mujer y créeme que no sería una buena presidenta (sic). Las mujeres han hecho las cosas más increíbles y logran hacer cosas extraordinarias en lo más ordinaro. Pero recuerden que así también han hecho mucho daño al país (Elba también es mujer aunque no lo parezca). Si creen que Josefina ayudará a que las mujeres tomen un rol más activo, se les respete más y logen superarse, les suplico voten por ella. Si creen que Josefina tiene las mejores propuestas y la mejor capacidad, adelante. Pero si vas a votar por alguien que tenga falda, mejor bótate a la fregada.

No voten por Andrés Manuel porque es honesto. Mi mecánico es un sujeto muy honesto: me cobra el precio justo, entrega a tiempo y es bien hecho; se gana la vida honradamente y es prudente. Pero el tipo no sabe sumar y ni de lejos tiene idea de la política económica. Vamos, ni si quiera sabe dónde diablos está Canadá. Si crees que AMLO tendrá capacidad de gobernar, que es capáz de ramificar y contagiar su ánimo de cambio y honestidad y que manejará al país como ninguno, corre y cruza el sol azteca. Pero si vas a votar por AMLO sólo por no votar por el PRIAN (sic), o porque diga que es muy honesto y bueno y amoroso, mejor ve a que te repartan amor a otro lado.

Y por favor, no voten por Quadri.