Escribo este breve texto con el único objetivo de contarles lo que yo viví la noche de ayer en el Estadio Azteca.

Yo estuve en la zona general del estadio, entré aproximadamente a las 6 de la tarde. Les comento que durante mi trayecto desde Paseo Acoxpa hasta mi asiento, no encontré ningún grupo de acarreados ni algún grupo de apoyo político. Todo iba bien y yo sólo cruzaba los dedos para que la gente no empezara con su basura política. Personalmente, sólo quería disfrutar del partido con mis amigos y pasarla bien con la gente.

Al principio del partido me percaté de que había, a unos cuantos metros de mí, una gran playera con la leyenda “México #132”. Minutos después vi que la playera fue retirada, pero no supe por quién, ni cómo. El partido seguía y aproximadamente en el minuto 35, un grupo de personas sacaron una pancarta blanca (bastante fea) que contenía la leyenda “Peña presidente”. Los abucheos no se hicieron esperar y la gente comenzó a gritar “Chinguen a su madre…”. Posteriormente vi que un pequeño grupo de personas corrieron hacía donde estaban los llamados “acarreados de Peña” y de ahí ya no supe qué pasó. Durante todo el partido se escucharon frases como “Peña puto” y “El que no brinque es Peña”.

Yo no pude ver ninguna agresión, de hecho yo exclamé en contra de toda esta faramalla política y pelea verbal entre personas, y aunque la gente no me aplaudió, tampoco nadie me agredió. Sin embargo, un conocido mío me comenta que vio como en una zona en la que estaba una bandera de otro partido, sí se suscitaron agresiones.

Lamento mucho que toda esta basura política haya llegado al estadio, un lugar donde la gente va a gritar y emocionarse y que nos sirve para sacar nuestra frustraciones del día a día. Acarreados del PRI, PRD, PAN o PANAL arruinaron el partido, el ambiente ya no fue el mismo, se sentía pesado el estadio, como si en realidad estuvieran divididos. Se les olvidó que jugaba México vs Guyana, no PRI vs PRD (o cualquier otro partido).

Foto: El justo reclamo