El debate de ayer, sintonizado por miles de mexicanos a pesar de la predicción misteriosa de poco rating que aventuró Salinas Pliego, confirmó una cosa: en las elecciones ganará Nueva Alianza y perderá Quadri.

De los cuatro candidatos, Quadri sin duda es el más inteligente, audaz, hábil y preparado. Es el que tiene una trayectoria de compromiso con México más cercana a la gente y probablemente el único que no tiene cola que le pisen. Más ambientalista que el propio candidato del Partido Verde -Peña-, mas sagaz y liberal que la panista y con ideas de desarrollo social ciento un mil veces mejor sustentadas que las del perredista. Quadri es el mejor candidato que México ha tenido en muchísimas décadas y por mucho. Siempre propositivo, con un manejo impecable de la retórica y una argumentación digna de un profesor universitario.

Lamentablemente todas estas cualidades benefician sólo a alguien, y no es a ál sino a la “Maestra” Elba Esther Gordillo.

Gordillo, afiliada normalmente al partido de su conveniencia, sufrió un duro revés al inicio de las campañas: el deslindamiento del priísmo. Siendo una persona tan controvertida, con una imagen puramente negativa y un poder cada vez más reducido, a Elba se le achaca -y con justa razón- cada vez más la desastrosa situación educativa en México al tiempo que la situación educativa del país es un tema central del debate nacional.

Elba ya no puede ofrecer votos a cambio de alianzas, ni chantajes políticos, ni beneficio aparente alguno. Hoy, es políticamente incorrecto estar cerca de La Maestra. Su poderío comenzaba a ir en declive.

Quadri la ha salvado. Utilizando las habilidades y capacidad del candidato, lo que menos puede suceder es que los votos hacia Nueva Alianza aumenten pero sólo lo necesario para que el partido no se comprometa a nada. No todos los que están de acuerdo con Quadri y que lo creen el menor candidato votarán por él por estar a la sombra de La Maestra, pero sí los suficientes como para dotar al partido de un nuevo respiro, un par de curules y algunos miles de votos. Una movida inteligente por parte de Gordillo el presentar a su carnada para pescar con algunos cuantos peces gordos.

Aquí, el único que pierde y se quema es justamente Gabriel Quadri.