Después de seis meses, el América pudo ganar uno de los tres clásicos que se le presentan cada torneo. Ayer fue contra Pumas al que le ganó por un marcador de 2-1. La UNAM, equipo que en estos momentos está  disminuido por las ausencias de Dario Verón, capitán y timón de la defensa; de jugadores importantes como  Javier Cortés, David Cabrera, Fernando Espinosa y Diego de Buen. Todo esto inclinaba la balanza del lado de los americanistas que al parecer tendrían un partido “fácil”.

Pero el conjunto de C.U. demostró todo lo contrario, Pumas nos recordó porqué son la mejor cantera de México al mandar a la cancha a unos jóvenes que no les pesó la playera ni mucho menos el imponente Estadio Azteca. Dieron una verdadera batalla; más que jugar con técnica lo hicieron con garra y con corazón.

América, a pesar de ir ganando antes de los 10 minutos, dejó de atacar y se dedicó a cederle la cancha y el balón a los felinos, hecho que les costó el empate con un penal; un gol y una preocupación innecesaria para el conjunto de Coapa, quien tras este pequeño susto, se puso el “chip” de nuevo y logró sacar la victoria con el gol de un “resucitado”, Vicente Matías Vuoso.

Después de este resultado y de ocupar el tercer lugar de la liga, la pregunta es ¿Este américa ya convence?. En mi opinión, diría que anima pero aún no convence. Vimos todavía algunas deficiencias en la defensa de este equipo, así  como la falta de contundencia en el ataque; aunado a que algunas de sus nuevas contrataciones siguen sin rendir frutos, tal es el caso de Cristian “Hobbit” Bermúdez, jugador al que la playera le quedó bastante grande. No ha tenido ninguna participación destacada en el torneo, no ha aportado esa frescura en el ataque que propició su contratación; y de Oswaldo Vizcarrondo que sigue sin acoplarse al ritmo del fútbol mexicano, hecho que ha sido evidente cada vez que pisa el terreno de juego.

Solo es cuestión de un poco más de tiempo, dedicación y sobre todo de poner más interés en  jugar bien para que el América pueda volver a alzar el vuelo y recuperar la grandeza que algún día llego a tener.

FOTO: record.com.mx