Así es, después de una larga temporada en la NFL, al fin sabemos quiénes son los dos equipos que se disputarán el título de campeones de la National Football League: los Gigants de Nueva York y los Patriots de Nueva Inglaterra. Después de dos partidos increíblemente cerrados, cardíacos, y que, al menos a mí, me hicieron pegar unos cuantos gritos y brincar como loca, tenemos a los finalistas.

Durante el partido de los Ravens de Baltimore contra Nueva Inglaterra,  el marcador se mantuvo la gran mayoría del tiempo, empatado. Comenzaron 3-3, después 10-10, y después el marcador difería por no más de 5 puntos. Sin embargo, restando menos de 20 segundos del encuentro, los Ravens desperdiciaron la oportunidad de empatar el partido, mediante un gol de campo fallido, perdiendo así, la oportunidad de poder llevar el partido a un tiempo extra. Sin embargo, a pesar del error que tuvo Baltimore, Tom Brady no realizó una de sus mejores actuaciones durante el juego; ya que tuvo pases interceptados, jugadas de dudosa calidad, entre otras cosas, pero que a fin de cuentas no le impidieron coronarse campeón de la Conferencia Americana.

 

A su vez, se vivió un encuentro dramático en el partido de los Gigantes de Nueva York. A pesar de que la balanza parecía inclinarse de lado de los 49’s de San Francisco, Nueva York, no podía irse sin dar pelea. Pelea que finalmente los convirtió en los campeones de la Conferencia Nacional. San Francisco, comenzó con una ventaja de 7 puntos a cero, pero, con el pasar de los cuartos hubo una lucha por mantenerse en la cabecera del marcador, hasta que en el último cuarto los equipos estaban empatados con 17 puntos cada uno. Pero fue un gol de campo del pateador, Lawrence Tynes, el que terminó dándoles la victoria.

Dejando un lado la parte de emoción y felicidad, este fin de semana también hubo una pérdida de una gran leyenda del football americano, Joe Paterno, también conocido como JoePa. Perdió el partido contra el cáncer a los 85 años. Fue un gran jugador de football colegial y llevó al equipo de la Universidad Estatal de Pennsylvania a ganar varios campeonatos. En toda su carrera tuvo alrededor de 400 victorias. Sin embargo, su carrera vio su fin al verse involucrado en escándalos que se relacionaban con abuso sexual de menores de edad. A pesar de esto, se le recuerda como uno de los grandes del football colegial.

Se nos ha salido un poco el corazón esta última semana antes del gran evento del Superbowl, vimos equipos que por más preparados que parecían, demostraron tener varias fallas en su juego y que posiblemente si no las resuelven, podría costarles el título de campeones. Se repite el Superbowl del 2008, la pregunta es si se repetirá la historia. Sólo queda un partido, una sola oportunidad para coaches, quarterbacks, defensas y ofensivas de demostrar por qué deben ser los mejores. Todo se resume en: ¿Nueva York o Nueva Inglaterra?