Pareciera que este domingo algunos equipos no podían decidir si querían ganar o perder, tomaban la delantera, luego la perdían, la volvían a tener y la volvían a perder. Esta situación ocurrió durante un largo rato en los juegos de esta novena semana en la NFL.

Comencemos con el juego de los Patriotas de Nueva Inglaterra contra los Gigantes de Nueva York. Después de pasar los dos primeros cuartos sin ningún cambio en los ceros del marcador, fue alrededor del minuto 10 del tercer cuarto que los Gigantes tomaron la delantera con un gol de campo y posteriormente con un touchdown sumando así 10 puntos, mientras que los Patriotas anotaron un gol de campo obteniendo 3 puntos.

En el último cuarto, las cosas comenzaron a ponerse interesantes, los equipos empataron 10-10; Más tarde, los Patriotas tomaron la delantera con un gol de campo, pero no esperaban que los Gigantes remontaran con un pase de Eli Manning. El marcador era 17-13 quedando sólo tres minutos de juego; sorpresivamente Tom Brady hizo un pase que vuelve a colocar a la cabeza a Nueva Inglaterra, poniendo el marcador 17-20. Parecía que el resultado ya estaba decidido, pero de repente en el segundo 15, los Gigantes conectaron otro pase que les dio la victoria quedando  finalmente 24-20.

Una situación similar se vivió en el estadio de los Steelers de Pittsburgh, quienes jugaron contra los Ravens de Baltimore. Durante la primera mitad del encuentro parecía que era una competencia de goles de campo, ya que fueron dos por parte de Pittsburgh y tres de Baltimore. En los siguientes cuartos, dejaron de lado los goles y comenzaron las anotaciones; los Ravens fueron los primeros en conseguir una anotación haciendo que el marcador fuera 16-13; En los últimos 5 minutos del juego Pittsburgh logra, mediante un pase, ponerse a la cabeza 20-16. Se esperaba que ése fuera el marcador definitivo, pero a tan solo 8 segundos de terminar el encuentro, los Ravens vuelven a anotar quedando 23-20 en el marcador final.

Definitivamente han sido de los encuentros más peculiares que me han tocado ver durante las últimas semanas, y aunque en este juego todo es posible, siempre es agradable poder ver encuentros tan cerrados y que en algún momento incluso parecen de comedia. Ojalá que esta misma emoción se viva durante la décima semana de la temporada regular.

Un pequeño recordatorio:

Este jueves, como cada temporada, empiezan los “Thursday Night Football” con el encuentro entre los Chargers de San Diego contra los Raiders de Oakland.