Como lo dice el título, vaya sorpresas que nos hemos llevado este domingo. Gran conmoción han causado los partidos de esta séptima semana en la NFL.

Comencemos por el partido entre los Colts de Indianapolis  contra los Santos de Nueva Orleans. Fue un encuentro con un impactante resultado de 62 a 7 ganando los Santos, hace tiempo que no se veía un marcador así. El mariscal de campo de Nueva Orleans, Drew Brees, lanzó cinco pases de touchdowns, dejando a Indianapolis sin la posibilidad de un contraataque que pudiera reparar el daño; Esta ha sido la derrota más grande en la historia de los Colts, quienes lamentablemente no han tenido una muy buena racha en el tiempo que llevan sin Peyton Manning. Durante el partido era más que suficiente observar las caras de los jugadores de los Colts para saber lo que sentían.

Otra sorpresa fueron los Broncos de Denver contra los Delfines de Miami.
El encuentro comenzó con una ventaja por parte de los Delfines 15 a 0, pero a tan solo 3 minutos de finalizar el encuentro, el mariscal de los Broncos, Tim Tebow, llevó al equipo a hacer dos anotaciones y el pateador Matt Prater realizó un gol de campo, haciendo que el marcador final fuera 18-15. Sin duda, fue uno de los partidos más emocionantes de este domingo. Con esta actuación los Broncos se convirtieron en el primer equipo en ganar un partido después de tener una desventaja de 15 o más puntos con tres minutos por jugar en el último cuarto, desde 1970.

De igual modo otra gran actuación esta semana fue la de los Vaqueros de Dallas, derrotando 34 a 7 a los Rams de St. Louis. De Marco Murray, quien es el corredor novato en el equipo de los vaqueros, rompió un récord al correr 253 yardas, donde se incluye una anotación de 91 yardas. El recorrido de Murray equivale a la segunda mayor cantidad de carreras terrestres en un partido por un novato en la historia de la NFL. Con este partido Dallas se recuperó después de dos partidos perdidos en las semanas anteriores.

A su vez, los Texans de Houston dominaron sobre los Titanes de Tennessee, quedando, como en el caso de los Santos, con un marcador muy separado de 41 a 7, imponiéndose como líder de la División Sur en la Conferencia Americana, dejando atrás la ventaja que tenían los Titanes.

Me parece que es por momentos como éste en los que comprendemos por qué ningún partido está decidido para nadie y es cuando más emoción se respira en el campo.
Nada está asegurado, ninguna victoria, ninguna derrota, bien podemos darnos cuenta de esto con los partidos de la semana siete. Todo puede cambiar en cuestión de minutos, posiblemente por una carrera, por un gol de campo o por cinco touchdowns.
Por esto mismo, sorpresas, sorpresas nos esperan en este Monday Night Football y en esta nueva semana ocho.

  • chris

    Tebow Tebow Tebow!!