Luis Miguel es toda una figura en este país. Por muchas mujeres, es idolatrado y amado, para muchas otras es lo peor que existe. Para unos hombres pasa desapercibido, pero para otros es toda una figura, un ídolo…

La carrera del Sol de México ha caído fuertemente durante los últimos años. Su último disco no fue tan bueno, ni alcanzó el nivel de popularidad que debería haber alcanzado por ser quien es. Asimismo pasó con sus presentaciones en el Auditorio Nacional; de abarrotar y cantar durante semanas seguidas, a tener que bajar a los compradores de los boletos más baratos (hasta arriba) para llenar el primer piso.

¿Qué le habrá pasado o qué pasará con él? Quien sabe, el tiempo lo dirá.

Pero lo que el tiempo nos ha dicho en los últimos meses, es que la figura de Luis Miguel ha recibido un especial culto por una nueva tribu urbana… Los Mirreyes.

Creo que fue culpa de Fer y Santi que los lentes de sol, la playa, la camisa con cuatro botones desabrochados, la cadenita y el reloj tamaño palma y dorado se institucionalizaran como el uniforme mirrey, pero hay una frase en el video que hace una referencia directa al Sol: “Estoy bailando como Luis Miguel… no hay güey más padrote que él”, en este momento Luis Miguel queda inmortalizado como la figura de los Mireyes y vaya que se ha posicionado.

La figura de Luis Miguel de los noventas es la figura de los Mirreyes. Basta con ver el video de la Incondicional (1989) para darse cuenta: “en el gym” haciendo pesas, con “duckface”, “Ray-Ban + duckface”, chamarra de la Fuerza Area y al final, al bajarse del F5, el look incondicional y la sonrisa. El papá de los mirreyes en su máxima expresión. Sin olvidar las casas en Acapulco, los yates, la clase, los trajes en el escenario y muchos más detalles que vuelven al ídolo pop más grande de México quién es.

Tal vez la carrera musical de Luis Miguel no esté en su mejor momento, pero su figura ha estado presente durante los últimos veinte años en este país y ahora a vuelto a aparecer. Como un ícono digno de adoración por esta tribu urbana, el título que se le ha dado, el Sol de México, ha quedado legitimado.

  • andrea

    ¿Mirreyes?… Yo prefiero a los hipster alternativos. Me agradó, ya era necesario que alguien hablara del mirrey por excelencia.