Mucho se habla hoy en día de la buena alimentacion y demás. ¿Pero es igual de importante cuidar lo que bebemos?

La jarra del buen beber es una guía, que todos deberían tomar en cuenta, de lo que debemos y no debemos tomar; además de cuantos vasos de lo mismo.

Una persona en promedio debe de tomar alrededor de dos litros de agua al día. Este número es un promedio, ya que fisiológicamente debemos de tomar agua cuando nos de sed, ya que esta necesidad es un reflejo fisiológico de que nuestro organismo se encuentra en un estado hiperosmolar.

Es muy importante que cuidemos lo que comemos y lo que dejamos de comer. Muchas personas pasan sus días haciendo dietas, restringiéndose alimentos y minimizando o maximizando las cantidades de ciertos alimentos. Esto es muy importante ya que son los descuidos en nuestra alimentación los que nos generan más daño al largo plazo; y son aquellos que le dan a nuestro país el primer lugar en obesidad.

Lamentablemente son pocas las personas que cuidan lo que beben de la misma manera en la que cuidan lo que comen.

Si nos ponemos a pensar es fácil darse cuenta que beber es más fácil que comer; no hace falta masticar, no representa dificultad el deglutir y es más sencillo preparar una bebida que un platillo.

Es por eso que lo que bebemos nos hace más daño que lo que comemos. Muchas de las bebidas de hoy en día contienen la misma cantidad de calorías, en incluso más que cualquier producto de comida rápida o las famosas comidas chatarra.

Si cuidáramos lo que bebemos y la cantidad de lo que bebemos reduciríamos nuestra ingesta calórica en un 40%. Y esto no es difícil. Sobre todo si ya contamos con una guía que nos dice que debemos de beber y en qué cantidad.

Para empezar, y en mi opinión lo más importante, se nos dice que debemos de dejar fuera el refresco y el agua de sabor. Los altos niveles de azúcar tanto en refrescos y el agua de sabor son la principal fuente de calorías de nuestras dietas. Los refrescos además contienen altos niveles de cafeína y sal. Por lo que no quitan la sed, sino todo lo contrario hacen que te dé mas sed; refrescan pero no hidratan. No es fácil dejarlos pero creo que es más fácil dejar de consumir estos productos a tener que enfrentarse a problemas de salud como la diabetes y la hipertensión, por mencionar algunos.

Lo más importante de la jarra del buen beber para suerte nuestra es lo más visible. Lo que más debemos de consumir es agua potable, de 6-8 vasos al día. Mismos 8 vasos que nuestro cuerpo necesita en promedio.

No se están descartando otros productos como la leche, café, te, jugo, bebidas deportivas e incluso bebidas alcohólicas. Pero se nos están dando pautas que nos dicen cuanto podemos de tomar de cada una de ellas.

Al final no importa cuántas tablas, pirámides o jarras existan, la difusión de los medios que nos inviten a tener una vida más saludable o las recomendaciones e insistencias de nuestros familaires y amigos. Lo que marca la diferencia es que la decisión la tome cada uno, la decisión de llevar una vida más sana y sobre todo llevar una mejor calidad de vida.