¿Cómo van? Ahí les van otros 20 tomen nota:

  1. Con frijoles por favor: por si no lo sabías los frijoles tienen altos niveles de folato que disminuye los niveles de homocisteína y fibras solubles que disminuyen los niveles de colesterol. En pocas palabras le ayudan mucho al corazón. Pero si quieres ayudarlo mucho siempre recuerda en abrir una ventana.
  2. Para llevar: la comida china y la india contiene varias especias que sirven como agentes anti inflamatorios y cualquier cosa que te anti inflame es buena para el corazón, en pocas palabras y para que me entiendas.
  3. Con agua y con jabón: LAVATE LAS MANOS, en un estudio reciente se vio que personas con mayor número de anti cuerpos y con mejor higiene tenían niveles menores de formación de coágulos en arterias.
  4. Si así agarraras a un libro: un estudio en EUA arrojo resultados que indicabas que personas que acostumbran leer más tienen mejor controlada su presión al reducir sus niveles de estrés.
  5. Winnie Pooh sabia de fisiología: ¿sabías que la miel tiene antioxidantes que ayudan a combatir enfermedades cardiovasculares?
  6. Sonríe amargator: personas con actitudes y visión positiva tienen menos posibilidad de sufrir un ataque cardiaco que un Grinch, just saying…
  7. Edúcate: personas que obtienen más logros académicos tienen menos riesgo de sufrir un ataque cardiaco.
  8. Do it rough: actividades físicas rigurosas reducen el riesgo de infarto aunque se realicen al menos 10 minutos al día. Esto concuerda con el dar un reset al corazón, de lo cual ya se habló.
  9. Si la naturaleza llama: el estrés que genera una vejiga llena, que suele ser muy molesto, puede aumentar el ritmo cardiaco casi 9 latidos extra por minuto y aumenta la presión en un 19%. En una persona con afección cardiaca esto puede desencadenar un evento cardiovascular importante.
  10. Al vapor: cocinar en aceite es malísimo, punto. Pero cocinar a temperaturas muy elevadas desnaturaliza proteínas que incluso pueden volverse peligrosas para el corazón. Lo ideal es cocinar al vapor y no por mucho tiempo.
  11. Por algo es el mejor amigo del hombre: el tener un perro no sólo es la mejor compañía que puedes tener, además, el hecho de premiar o reprenderlo ayuda al corazón a adaptarse mejor al estrés. Además de que las personas con perro suelen hacer mas actividades físicas que alguien que no.
  12. Tápate: exponerse a cambios bruscos de temperatura aumentan en un 13% los riesgos de padecer un infarto.
  13. Tú como los hobbits: personas que suelen tener entre 5 y 6 comidas al día tienen menores niveles de colesterol que personas que comen de 2 a 3 veces al día. Lo importante es comer más veces al día pero menos cantidad, si no, tú muy mal.
  14. Corazón de oro, o bueno de metal: levantar pesas al menos 30 minutos a la semana disminuyen tu riesgo de tener un infarto en un 23%.
  15. Dos y ya: aquellos que suelen tomar más de cuatro tazas de café al día tienen niveles de homocisteina mas altos, casi un 11%. La homocisteina en exceso es mala para el corazón por si no lo sabías.
  16. El monóxido de carbono que suele salir de los calefactores, secadoras y chimeneas son letales en poco tiempo y al estar expuestos mucho tiempo a ellos.
  17. Enjuaga, cepilla, enjuaga y repite: la boca es uno de los principales sitios donde hay bacterias, sobre todo al despertar. Cepilla diario tus dientes y enjuaga, pues con enjuague bucal ¿no?
  18. What are you nuts?: cambiar tus botanas de papas fritas a cacahuates y nueces reduce en un 30% el riesgo de padecer un ataque cardiaco.
  19. A la meme: personas que duermen por lo general 5 horas o menos al día tienen un 40% más probabilidad de tener un ataque cardiaco. Lo ideal es dormir de entre 6 y 7 horas. Dormir de más también es perjudicial.
  20. ¿Su orden con papas a la francesa, joven? ¡Qué no está leyendo esto!: las cantidades industriales de ácidos grasos que contienen estos productos disminuyen las HDL, aumentan las LDL, taponan arterias, elevan triglicéridos y todo lo malo. Antes que nada queda prohibido ir a comer a lugares de comida rápida.

Si el día de mañana te da un infarto no estás poniendo atención.