Cuando conocí a César Nava en las pasadas elecciones se me hizo un sujeto capaz de construir acuerdos en el Congreso. Sabía que él o Josefina Vázquez Mota serían quienes liderarían al blanquiazul en San Lázaro.

Imaginen la decepción de este panista en estos momentos.

Para empezar nos enteramos de alianzas electorales entre PAN y PRD. Mientras se agarraban del chongo en el DF por los temas de aborto y homosexuales, se estaba cocinando una alianza electoral para este año.

Luego nos enteramos que PAN y PRI firmaron un acuerdo de “no coalición” si se aprobaba el paquete fiscal sin modificaciones. Algo completamente absurdo, porque se supone que lo que pase en el Congreso es a favor de la ciudadanía, de aquellos a quienes representan.

Lo que hicieron los que firmaron ese pacto es una grosería, es tomar al pueblo como una bola de estúpidos que no tienen ni voz ni voto.

Pues adivinen qué, señor Nava, señora Paredes, aquí tenemos nuestra voz y en 2012 no tendrán nuestro voto.

¿Ustedes qué opinan?