Fue lo que le gritaron ayer a César Nava, diputado y presidente del PAN, durante la sesión de ayer en San Lázaro a la cual no llegó.

Pero gritarlo no le bastó a los diputados del PRI, quienes, además, llevaron una piñata con la forma de este personaje mentiroso y lo sentaron en la curul del diputado Nava.

Indudablemente el asunto no terminará aquí, ya que hasta los mismo panistas están sorprendidos y molestos por el pacto que firmó su dirigente nacional.

Beatriz Paredes insiste en que el tema ya se terminó para ella, sin embargo es claro que no dejarán que este tema salga de la cabeza del electorado en el futuro próximo. ¿Ustedes qué dicen?